Virtudes y Facultades

Edit
Las Facultades de tu personaje son los poderes que se le otorgan en el momento de su exaltación. Más abajo se ofrece una lista completa de todas las Facultades. Las que se encuentran a tu disposición son el resultado de su credo y sus puntos de Virtud y de la asignación de tales puntos. Las Facultades deben ser adquiridas e orden creciente a lo largo de una senda. No puedes adquirir el poder de nivel uno de la Senda del Defensor y entonces saltar directamente al de nivel tres; cada poder que figura en una senda es requisito para el siguiente.

Las Facultades pertenecen a unas sendas asignadas a cada uno de los credos. Los poderes descritos bajo el credo Inocente forman la Senda de la Inocencia. Los poderes descritos bajo el credo de la Justicia forman la Senda de la Justicia. La Senda Primaria de tu personaje es la que corresponde a su credo. La Senda Primaria de un personaje Mártir es la Senda del Martirio. Su progreso a lo largo de esta Senda determina los poderes a los que tiene acceso. Las Virtudes de terminan las Facultades a las que tienes acceso. Puedes elegir una Facultad correspondiente a cualquier credo en cuya Virtud asociada poseas puntos. Así, un personaje que posea puntos en Misericordia puede adquirir Facultades en cualquiera de las Sendas del Redentor, el Mártir o el Inocente. Un personaje con puntuación en Celo puede adquirir las Facultades de las Sendas del Vengador, el Juez o el Defensor, independientemente de si cualquiera de ellas es su Senda Primaria o si la Virtud asociada es su Virtud Primaria.

La única limitación a la hora de elegir Facultades de Sendas que no son la primaria de tu personaje es la siguiente: el nivel de las Facultades que posea en otras sendas no puede superar el de la Facultad más alta de su senda primaria. Así, un Visionario con una Facultad de nivel tres de la Senda del Visionario puede poseer poderes pertenecientes a otras sendas, siempre que éstos no sean de nivel cuatro o superior. Igualmente, un Defensor con el poder de nivel dos de su senda no puede poseer Facultades correspondientes a otras sendas de nivel tres o superior. Tu personaje puede incluso adquirir Facultades pertenecientes a las otras sendas asociadas con la misma Virtud que su senda primaria. Un Defensor puede adquirir Facultades de las sendas del Juez o del Vengador, pertenecientes a Celo. No obstante, estos poderes tampoco pueden superar el nivel de su Facultad más elevada en la Senda del Defensor.

Las Facultades se adquieren con puntos de Virtud. Una Facultad cuesta su nivel en puntos de Virtud. Así, un poder de nivel uno cuesta un punto de la Virtud apropiada. Un poder de nivel dos, cuesta dos puntos. Conseguir tanto el poder de nivel uno como el de nivel dos de una senda determinada cuesta un total de tres puntos de Virtud. Alcanzar la facultad de nivel cuatro de una senda determinada (y, por consiguiente, todos los poderes de menor nivel de la misma) requiere un total de diez puntos de Virtud. No olvides que debes poseer una Facultad de una senda antes de poder comprar la de nivel superior. Cada punto de Virtud sólo puede dedicarse a la adquisición de una Facultad. No puedes utilizar tu Misericordia uno, para comprar la facultad de nivel uno de Redentor, Mártir e Inocente. Este punto sólo permite adquirir una Facultad en una de estas sendas. Lo mismo se aplica al uso de múltiples puntos de Virtud para la adquisición de Facultades de mayor nivel. Si tu personaje posee la de nivel uno de Vengador y decide adquirir la de nivel dos, los puntos extra que le son necesarios no pueden ser utilizados para la compra de otros poderes de Celo; se utilizan exclusivamente para la adquisición de esta nueva Facultad.
Nivel de Facultad Coste de Puntos de Virtud por Nivel Puntos Totales de Virtud Requeridos.
Uno Uno Uno
Dos Dos Tres
Tres Tres Seis
 Cuatro  Cuatro Diez
Cinco Cinco N/A

Ten en cuenta que las puntuaciones de Virtud de tu personaje no descienden cuando eliges sus Facultades. Un cazador con Misericordia 3 no se ve reducido a Misericordia 2 cuando adquiere la Facultad de nivel uno de la Senda del Redentor. Las Virtudes simplemente establecen un límite a los niveles de Facultades que un personaje puede poseer.

Gastar Puntos No Usados de Virtud

Si el Narrador te lo permite, puedes utilizar un método ligeramente diferente para comprar las Facultades con los puntos de Virtud de tu personaje. No tienes que guardar los puntos de Virtud para adquirir la siguiente Facultad de una senda. Puedes invertir los puntos de Virtud en la adquisición de los poderes de menor nivel en diversas sendas.

Si tu Redentor posee Misericordia 2 y la Facultad de nivel uno de la Senda del Redentor, no tiene puntos suficientes para comprar la Facultad dos de esta misma senda (o, para el caso, cualquier otra senda de Misericordia). Sin embargo, puede utilizar el punto "no usado" de Misericordia para comprar los poderes de nivel uno de las sendas de la Inocencia o el Martirio (ambas pertenecientes a Misericordia). Un Juez con Celo 9 y que posee la Facultad de nivel tres de la Senda del Juicio no cuenta con puntos suficientes para comprar la de nivel cuatro (necesitaría un total de 10 para hacerlo).

No obstante, hasta ahora no ha adquirido ninguna otra Facultad de las otras dos sendas de Celo y su jugador decide hacerlo en este momento. Tiene tres puntos de Celo "no usados" (los seis anteriores han sido utilizados en la adquisición de los tres primeros poderes de la Senda del Juicio), por lo que puede adquirir una Facultad de nivel uno de otra senda y al mismo tiempo la de nivel dos de la misma. La compra de Facultades de nivel menor con los puntos de Virtud "no usados" tiene un precio (¿acaso no lo tiene todo en esta vida?). Estos puntos cuentan en adelante como "usados". No pueden utilizarse para adquirir la siguiente Facultad de una senda. En el ejemplo anterior, el Redentor ha "usado" su segundo punto de Misericordia, por lo que ya no puede utilizarlo para adquirir la Facultad de Redentor de nivel dos. En vez de tener que alcanzar Misericordia 3 para comprar ese poder, ahora debe alcanzar Misericordia 4.

El Juez del otro ejemplo ha "usado" sus tres puntos de Celo restantes. Por tanto, no puede contabilizarlos para adquirir la Facultad de nivel cuatro de la Senda del Juicio. Y puesto que las Virtudes no pueden superar una puntuación de 10, jamás podrá alcanzar esa Facultad (aunque a cambio cuenta con otras dos facultades de menor nivel). Para indicar que un punto de Virtud ha sido invertido en la adquisición de una Facultad, marca la columna "Usado" de la hoja del personaje, junto al punto de Virtud en cuestión. Esta columna es un medio sencillo para recordar en qué has utilizado los puntos de Virtud de tu personaje.

El gasto de puntos de Virtud no usados proporciona a tu personaje una base amplia de Facultades con las que enfrentarse a lo desconocido. El acceso a una multiplicidad de Facultades puede salvarle la vida. No obstante, la inversión de los puntos de Virtud "no usados" para la compra de Facultades menores impide que el personaje alcance las Facultades de mayor poder de una senda determinada. Debes hacer una elección: versatilidad o potencia. En todo caso, el personaje puede seguir asignando puntos de Virtud "no usados" a las Facultades de nivel menor que todavía no posea siempre que no exceda con el poder de mayor nivel de una senda determinada el más alto de su senda primaria. Este es el límite máximo hasta el que puedes ampliar la competencia de tu personaje en cualquier circunstancia.

Ganar Virtudes y Facultades

En el momento de la creación del personaje, recibes tres puntos de Virtudes. A lo largo del juego puede obtener más, arriesgando puntos de Convicción. Las puntuaciones de Virtud no pueden incrementarse con puntos de experiencia. Las Virtudes representan los objetivos de tu personaje en su misión, aquello que persigue a través del mismo ejercicio de la caza. Por lo tanto, sólo la acción y no cualquier estudio, práctica o educación específicos, permite incrementar las Virtudes. Los otros esfuerzos se reflejan por medio de los puntos de experiencia y permiten incrementar los Rasgos más mundanos de tu personaje, como sus Atributos o sus Habilidades. Ya que las Facultades se adquieren con las Virtudes, las nuevas no se manifestarán hasta que el personaje haya incrementado su Virtud en la medida suficiente.

Consecuencias de las Virtudes Elevadas

Un personaje que combate los horrores del mundo y vive para contarlo es muy hábil, muy afortunado o muy poderoso... o todo ello a la vez. Un cazador consagrado a una Virtud específica (por ejemplo, uno entregado a la destrucción de lo sobrenatural, es decir, el Celo) acaba por alcanzar una puntuación elevada en la Virtud y todas las Facultades asociadas. Eventualmente, podría incluso alcanzar el límite de la capacidad humana en la cruzada contra la noche (una puntuación de Virtud de 10). La caza se convierte en su obsesión, el único sentido de su existencia. El cazador se convierte literalmente en la propia caza. Tales individuos son despiadados, obstinados, resueltos, letales... y quizá dejan de ser humanos.

Circula por Internet el rumor de que, en la aparentemente corta historia de los exaltados, sólo unos pocos han alcanzado este estado. Por lo que se sabe o se dice, estos individuos extremadamente raros se han consagrado al máximo a superar lo límites de su capacidad. Diversas historias dan cuenta de su destino: supuestamente, algunos de ellos han logrado dominar todos los aspectos de la caza (en términos de juego, han culminado su ascensión en las tres Virtudes en vez de hacerlo en una sola). Otros dicen que estos exaltados han ido en busca de aquello que crea a los cazadores. Otros rumores hablan de un solitario extremista que busca el medio de alcanzar un poder cuya existencia siente pero que está más allá de su alcance...

Si tu personaje llega a alcanzar este pináculo de la perfección que entre los cazadores representa una puntuación de Virtud de 10, puedes decir que ha sido bendecido (o maldecido). La mayoría de los cazadores sólo intenta cumplir con su deber noche tras noche, protegiendo a sus familias o amigos en vez de perseguir una maestría egoísta y esquiva. Para aquellos que no tienen otras razones para existir o nada más por lo que luchar, los límites de su potencial se encuentran en lo desconocido. Sin embargo, las consecuencias de la búsqueda de tales límites son mucho más inmediatas. Al alcanzar Celo, Misericordia o Visión 7 (y por cada punto ganado en adelante) el personaje gana automáticamente un trastorno. Esta peculiaridad, manía u obsesión debe ser asignada por el Narrador. Debe ser algo que se adecue a la identidad del personaje y a la naturaleza de la Virtud en cuestión. Obsesionado por la caza, tu personaje comienza a abandonar su propia identidad y se convierte en una especie de máquina que sólo aspira a combatir al enemigo y alcanzar sus propios límites.

Los seres queridos se apartan a un lado. Los viejos valores se abandonan. Las preocupaciones mundanas como el empleo, la vivienda o incluso la comida comienzan a parecer insignificantes. Debes intentar representar lo mejor posible el trastorno y el cambio gradual de identidad de tu personaje. A discreción del Narrador, los Trastornos pueden ser aliviados por medio de la interpretación y el gasto de puntos de Fuerza de Voluntad, pero sólo si se producen acontecimientos lo suficientemente traumáticos o conmovedores como para alterar el curso de acción de tu personaje... es decir, algo que lo aparte mentalmente de la caza. En algunos casos, los trastornos pueden ser diagnosticados y tratados por profesionales, pero persistirán mientras lo haga la dedicación del personaje a su cruzada. En ocasiones, abandonar la caza por completo es el único medio para conservar la identidad y la cordura. Pero el retiro tiene su coste moral: ¿cuánto tiempo podrá permanecer impasible el exaltado mientas las monstruosidades se alimentan de los indefensos delante de sus ojos?.

Ten en cuenta que los cazadores que alcanzan tan abstractas cotas y que llegan a tales extremos en la guerra, suelen ser malinterpretados por sus camaradas "menores". Quienes están absolutamente consagrados a la causa comienzan a percibir objetivos que los cazadores más humildes no alcanzan a comprender. Utilizar un gas venenoso para acabar con ese licántropo, miembro de una corporación, podría parecerle algo razonable a un Juez extremista que persigue el "bien mayor". Un Visionario que comienza a reconocer patrones en la cruzada inconcebibles para otros, podría demandar que sus planes fueran llevados a la práctica independientemente de su coste en víctimas y recursos. Un Mártir que considera el sacrificio como la definitiva liberación de lo sobrenatural podría cargar sobre sus espaldas la responsabilidad de "sacrificar" a quienes estuvieran poco dispuestos a entregarse por sí mismos. Demasiado a menudo, los objetivos de estos cazadores extremistas van más allá de lo que la mayoría de los cazadores estaría dispuesto a aceptar.

En un mundo en el que la mayor parte de la población desconoce la verdad, en el que las autoridades están controladas por el enemigo y en el que los cazadores deben soportar por sí solos su carga, los exaltados deben vigilarse unos a otros. Aquellos elegido que van demasiado lejos o que pierden la perspectiva pueden acabar convirtiéndose en objetivo de los de su propia clase. Más de un extremista ha sido abatido por sus camaradas.

Ejemplos de Virtudes y Facultades

Paula está preparada para asignar las Virtudes y Facultades de su personaje, la Visionaria Kara. Cuenta con tres puntos para asignar a las Virtudes. Podría poner los tres en la Virtud Primaria de Kara, Visión y conseguir un personaje muy concentrado, pero entonces su rango de poderes sería más limitado. Decide pues colocar un punto en Celo, otro en Misericordia y otro en Visión, para poder contar con una base más amplia. Confiá en aumentar la puntuación de Visión de Kara en el transcurso del juego. Puesto que ninguna de las Virtudes supera en puntuación a su Visión, el Narrador da su aprobación.

Ahora Paula puede adquirir Facultades. Su distribución de puntos en las Virtudes determina en buena medida qué Facultades puede comprar: en este caso, las de nivel uno correspondientes a cualquiera de los credo. La cuestión es, ¿de cuál de ellos?. Se decide por las Facultades de nivel uno de la Senda del Juez, el Visionario y el Mártir.

Si Paula hubiera asignado dos de sus puntos de Virtud a Visión, sólo le habría quedado uno para asignar a Celo o Misericordia. Supongamos que hubiera elegido Misericordia. A la hora de adquirir las Facultades, sólo hubiera podido permitirse un poder de nivel uno de Visión y otro de nivel uno de Misericordia, o los dos primeros poderes de Visión. Puesto que las Facultades cuestan tantos puntos de Virtud como su nivel, no tendría puntos suficientes para adquirir los dos primeros poderes de Visión y el primero de Misericordia.

No obstante, puesto que el aumento de los puntos de Virtud durante el juego permite la adquisición de nuevas Facultades, Paula podría haber gastado dos puntos en la Senda de Visión, con lo que se encontraría a medio camino de conseguir la Facultad de nivel dos y entre tanto contaría con una Facultad de nivel uno como "apoyo".

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario