Personajes del Narrador

Edit
Los cazadores son los protagonistas o personajes principales de una narración pero, en el transcurso de la crónica, se encuentran con innumerables personas (o seres). Un actor interpreta a todos estos "personajes secundarios": tú. La capacidad de representar personajes diferentes es clave para un buen Narrador. Un argumento complicado puede venirse abajo si tus personajes resultan tan parecidos que los jugadores no pueden diferenciarlos... o no les interesa hacerlo. Del mismo modo, el mejor tono y la más densa atmósfera del mundo no conseguirá que los jugadores se preocupen de la suerte de unos personajes aburridos ("¿Por qué debería arriesgar mi vida por estos tipos? ¡Son una mierda!"). Como Narrador, se te asigna una tarea mucho más complicada que la de los jugadores a la hora de la caracterización. Después de todo, cada uno de ellos debe sólo preocuparse de un personaje, mientras tú tienes docenas a tu cargo. Sus personajes están "en escena" permanentemente, mientras que los tuyos van y vienen en rápida sucesión. De manera que, dado que necesitas más personajes, no hace falta que los desarrolles a todos por completo.

Naturalmente esa no es una escusa para ser perezoso. Pero del mismo modo que unos pocos detalles significativos pueden sugerir una habitación entera, unas pocas palabras y gestos pueden decirle a los cazadores todo lo que necesitan saber sobre un personaje menor.

Construcción de los Personajes del Narrador

Cuando estés diseñando los personajes con los que tu grupo de cazadores se encontrará, ten siempre en mente el argumento y el escenario. Todos los elementos (especialmente los personajes) deberían sostener estos aspectos de tu crónica: Formúlate las siguientes preguntas:

• ¿Cuál es la función de este personaje en el argumento? ¿Es un antagonista menor? ¿Un misterioso extraño que posee información? ¿Un aliado? ¿Una pista falsa?.

• Cómo encaja este personaje en el tono y la atmósfera de la crónica? ¿Es el personaje o la personificación de alguna faceta del tono? ¿O ilumina la atmósfera por contraste y es la única persona que parece indiferente a la sensación general que reina en el ambiente?.

Estas preguntas te proporcionaran una idea del propósito del personaje y de cómo presentarlo. Una vez que hayas determinado estos aspectos básicos, debes decidir cuánta atención necesitas prestarle a su personalidad. ¿Un empleado de gasolinera que vio un fantasma?. Los cazadores sólo tendrán que hablar con él una vez así que no hace falta asignarle puntos, Rasgos o una motivación demasiado elaborada. ¿El importante aliado de un enemigo sobresaliente?. Esto es otra cosa. Se trata de alguien a quien los personajes se encontrarán a menudo y por tanto, debe estar construido con profundidad y complejidad. Cuando construyes un personaje de Narrador importante, comienza asignándole Naturaleza y Conducta, como harías si estuvieras creando un personaje de jugador. Dedica algún tiempo a considerar los aspectos externos de su personalidad derivados de estos dos elementos. Trata de imaginar cómo intenta alcanzar sus objetivos (y cuáles son estos objetivos). Sólo cuando sepas quién es el personaje; qué está haciendo y por qué lo está haciendo, deberás empezar a preocuparte por ponerle números a la bestia.

Muy poca gente piensa "Soy malvado. Hago cosas malas y me encanta". El villano mostacho rizado es un estereotipo que raramente se da en la realidad. Peor aún, el villano de sombrero negro ha sido utilizado tan a menudo que se ha convertido en un cliché, más un chiste que una amenaza. Cuando la gente hace cosas mañas, suele tener una justificación para ello. "Perdí el control porque ella me provocó". A todo el mundo le gusta sentirse un héroe. Las personas más espeluznantes son a menudo aquellas que utilizan el fin para justificar los medios. Cierto, existen sádicos y matones y toda clase de psicópatas ahí afuera, especialmente en el Mundo de Tinieblas. A corto plazo éstos pueden constituir buenos villanos, pero una dieta compuesta exclusivamente por no muertos ávidos de sangre puede acabar por resultar indigesta. Del mismo modo, una sucesión interminable de genios maléficos que sollozan y suplican misericordia cuando finalmente se enfrentan a los héroes puede ser bastante aburrida. Y una serie de honorables y simpáticos pero despiadados y equivocados antagonistas resulta repetitiva. Cámbialo todo. Consigue que tus jugadores sean presa de la duda o se aburrirán. Si en todos los combates importantes el enemigo es un gorila con chaqueta de cuero, no habrá nada que diferencie el episodio de esta semana del de la semana pasada. Si utilizas enemigos de naturaleza, métodos y motivaciones diferentes, podrás probar todos los limites y habilidades de los cazadores... no sólo sus facultades, aptitudes sociales o habilidades de combate.

De los números es realmente la parte menos importante. Intenta que tus personajes estén equilibrados de manera que puedan suponer un desafío para los personajes de los jugadores. Los antagonistas menores deberían ser más débiles que éstos; peligrosos si aparecen en suficiente número o tienen una tremenda suerte, pero no demasiado amenazantes de uno en uno. Otros antagonistas más significativos deberán asemejarse a los personajes; no en todas las áreas, claro está, pero su poder debería ser comparable. Los enemigos más importantes, esos cuya presencia es capaz de conmocionar una crónica (si es que hay alguno) deben poder enfrentarse cara a cara con una manada entera de cazadores. Pero asegúrate, en este caso, de que los cazadores cuentan con un medio legítimo de ganar; no tiene que ser fácil u obvio o siquiera justo, pero debería ser posible. Algo que debes tener en cuenta para tus historias es: no se trata de "ellos contra ti". No se trata de jugadores contra el Narrador, aunque tú controles a los antagonistas. Tu trabajo no consiste en infligirles aplastantes derrotas. Esto resulta frustrante para ellos y aburrido para ti. Tu trabajo es presentarles un desafío, crear suficiente duda y tensión como para que la victoria signifique algo cuando se alcance, si es que se alcanza.

Personalización de Personajes

Tu recurso fundamental para personalizar a tus personajes (casi el único) es la voz. Si tienes la habilidad necesaria para hacer un dibujo del personaje en cuestión o la paciencia para conseguir una foto de alguien que se le parezca, eso ayudará. Pero lo más importante para dar vida a tu personaje es la elección de palabras, esto es, el diálogo y la descripción. Durante el diálogo, el personaje habla por tu boca y mantiene una conversación con los protagonistas. He aquí la oportunidad para que brillen al máximo tus habilidades de interpretación. Cambia el timbre de tu voz. Si normalmente esta es clara y baja, trata de hablar con una voz estridente a la hora de interpretar un personaje concreto. Utiliza susurros, acentos o jerga cuando creas que puedes hacerlo (incluso si no puedes, nunca está de más un pequeño alivio cómico). La voz humana es un instrumento sumamente versátil; no temas en forzar tus límites (se trata de divertirse, ¿no?). Si eres tímido, reserva las voces inusuales para los personajes menores.

Al hacerlo sirves a dos propósitos: raramente utilizarás tu voz en la que no confías y conseguirás que ese personaje menor resulte más memorable y distintivo. Para personalizar a un personaje puedes también recurrir a las descripciones. Todos los trucos que se describieron para la atmósfera y el tono pueden también utilizarse aquí. Explica la apariencia de un personaje. Cuenta cómo actúa, cómo viste, qué vehículo conduce, cómo lo mira la gente, cómo huele. Al igual que hacías para describir un escenario, encuentra detalles significativos que expresen cualidades intangibles y céntrate en ellos. La personalización de un personaje por medio de la descripción puede también contribuir a la creación de la atmósfera. Supón que una femme fatale interactúa con un cazador especialmente libidinoso. La grosera descripción, "Es una calentona" no ayuda demasiado. Veamos descripciones diferentes de una mujer bella, pertenecientes a dos crónicas con atmósferas radicalmente diferentes:

Rachel una pelirroja, toda curvas y exuberancia, cuya piel tiene el tacto de un melocotón maduro. Lleva un vestido ceñido, a juego con su pelo. Parece estirado al máximo, casi deseoso de que ella emerja de su interior como la cosecha derramándose de una cornucopia. Lame un cucurucho de helado. Cuando apareces ante ella, sus labios de ciruela dibujan una sonrisa.

Estás esperando en la esquina cuando Beth emerge de la niebla. Su larga chaqueta se adorna con pieles. Guantes negros y ajustados ocultan cada centímetro de sus largos y delicados dedos. Por contraste con el oscuro cuello de la chaqueta, su piel, suave y pálida, parece brillar como la luz de la luna. Su boca, estrecha pero dotada de fuerza, parece fruncida permanentemente por una aprensión indecisa. Pero por encima de todo, reparas en sus ojos. Grandes, oscuros, profundos, siempre crees que están a punto de derramar una lágrima.

No olvides las inflexiones cuando hables sobre un personaje. Te sorprendería descubrir el efecto que un tono de voz irónico o amenazante puede tener para socavar la descripción de una persona aparentemente buena y amable. Una última herramienta a tener en cuenta a la hora de establecer una identidad es tu propio cuerpo. Cambia la postura en función del personaje al que pretendas representar. Si es una persona pequeña, arquéate. Si es grande y descarada, álzate y mira desde arriba a los jugadores. Alguien nervioso y vacilante podría estar tirándose constantemente el labio inferior. La expresión facial puede resultar muy elocuente y un tic en el momento adecuado puede añadir una nueva capa de significado a lo que el personaje está diciendo.

Ejemplos de Cualidades de Personajes

• Nivel de Energía. ¿Se muestra el personaje siempre hastiado y relajado, al margen de lo que esté ocurriendo o, por el contrario, está lleno de energía y es nervioso?. Alguien que por lo general suele mostrarse muy despierto y atento pero que de pronto aparece silencioso e inmóvil puede resultar bastante espeluznante.

• Actitud hacia Otros. ¿Actúa esta persona de forma esnob y arrogante? ¿Amigable y receptiva? ¿Formal y diplomática?.

• Hábitos. ¿Se está el personaje metiendo siempre el de do en la nariz? ¿Mesándose los cabellos de la frente? ¿Mordiéndose los labios y riendo nerviosamente? ¿Comprando billetes de lotería y soltando improperios cuando pierde?.

• Personajes Menores. No todos los individuos y monstruos a los que el personaje se encuentra deberían ser poderosas fuerzas de la naturaleza dotadas de magia. Ni todos ellos deberían contar con su propia descripción u hoja de personaje. Si un personaje del Narrador juega sólo un papel menor, especialmente en un combate contra los cazadores, deja que sea un personaje de desecho, un oponente menor del que los protagonistas disponen con rapidez. Tales personajes "menores" representan su papel como obstáculos y elementos de drama pero no deben interferir en la narración principal. Espera hasta que los personajes se enfrenten a sus enemigos principales para recurrir a todos los Rasgos, poderes y niveles de salud.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario