Monseñor Amelio Carpaccio

Edit
Además de ser un afable anciano sacerdote, Monseñor Amelio es el actual Inquisidor General de la Sociedad de Leopoldo. La sangre del Inquisidor es fuerte en su familia; su padre y su abuelo fueron también sacerdotes ordenados (aunque no de ninguna orden en particular) y miembros de la Inquisición, habiendo engendrado cada uno un hijo para prolongar el legado de la caza de brujas. Amelio fue dejado en el orfanato de una iglesia, y desde su juventud demostró ser un alma devota. Su padre vigiló la educación y la infancia de Amelio, visitando frecuentemente al niño, que no sabía nada, como padre confesor del orfanato. Cuando Amelio alcanzó la edad de entrar en un seminario, su padre le recomendó al mejor de Roma. Una semana después, su padre fue encontrado muerto, con la garganta rajada, en un callejón de Roma. Sus pertenencias, incluyendo sus diarios, fueron entregadas de acuerdo con su testamento a Amelio, que estaba cursando su primer año de seminario.

La verdad de su filiación fue devastadora para el joven seminarista, que rechazó las creencias de su padre como bobadas enfermas y supersticiosas. Una noche, años después, visitó la tumba de su padre. Su melancolía nocturna fue interrumpida por la aparición de un hambriento Nosferatu que emergió de su refugio en un mausoleo. Amelio consiguió mantener al vástago alejado de él con la simple fuerza de su fe, sin recurrir a ningún arma ni símbolo sagrado. A la mañana siguiente, volvió a los diarios de su padre, y se puso en contacto con personas mencionadas en ellos; una semana después se había unido a la Sociedad de Leopoldo. A medida que avanzaba la carrera eclesiástica de Amelio, la de Inquisidor hizo lo mismo. Rápidamente se convirtió en Abbé del Cenaculum de Milán, y más tarde en Provincial de Italia. Su celo, templado por su fe y su temperamento tranquilo, se combinó con la sencillez de su sabiduría y la agudeza de su intelecto, convirtiéndose en un Inquisidor popular y respetado.

Cuando llegó el momento de elegir a un nuevo Inquisidor General, Amelio fue la elección fácil. A la edad de 57 años, Amelio lleva 15 siendo el Inquisidor General. Su carrera está marcada por el intento de llevar lentamente el Santo Oficio a la era moderna (algo muy difícil si se tiene en cuenta el bagaje medieval de la Sociedad), sin recurrir de forma excesiva a la tecnología. Aunque es un hombre amable y compasivo, se opone fuertemente a la Herejía Florentina, y ha jurado combatirla en toda ocasión. Teme que los Sambenito sean un cáncer que esté royendo a la Sociedad, que debe mantenerse firme en su misión; la piedad tiene un lugar, pero no para los soldados del enemigo. La edad de Monseñor Amelio es notable, pero el Inquisidor General ya está preparando a la próxima generación de Provinciales para que le reemplace, siempre dispuestos para la Parousia.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario