Punto de Mira: Sabbat

Edit
No encontrarás muchos soliloquios ansiosos sobre los horrores de la condición vampírica en el Sabbat. No toleran los dramáticos lamentos sobre los amaneceres que han perdido o los amantes apartados de ellos por la cruel mano del destino. ¡A la mierda! ¡Ser un vampiro es como tener la polla más grande de la ciudad! Si quieres enfrentar a los cazadores contra monstruos sin remordimientos, los del Sabbat son tus vampiros. Traen con ellos elementos de religión, guerra eterna, paranoia y brutalidad, pero también oscuras vueltas de tuerca en temas como el deber, la familia, la cooperación y el honor. La mayor diferencia entre la Camarilla y el Sabbat desde la perspectiva de un cazador es que los vampiros del Sabbat rara vez viajan solos. Puede que en la Camarilla se fomenten las coteries, pero en el Sabbat las manadas son un requisito. Y son oponentes excelentes de grupos de cazadores en razón a su número. A ojos de los mortales, las manadas del Sabbat son fuerzas de la naturaleza. Siembran el caos, se alimentan y asesinan de forma temeraria, y se empujan unos a otros a nuevas cuotas de depravación.

En tiempos de guerra, Abrazan con precipitación, arrojando a sus asustados y hambrientos Retoños contra una población desprevenida. Esto proporciona un gancho para múltiples cazadores: perder a un ser querido a manos del brutal reclutamiento de una Partida de Guerra o de sus sangrientas consecuencias, o sobrevivir y ser testigos de la misma. Usa al Sabbat cuando quieras aumentar el nivel de monstruosidad y mandarlo todo a tomar por el culo. No son Bestias para en bestias no convertirse. Son simplemente bestias rugiendo para que las dejen libres. Desde brujas Tzimisce que han esculpido su carne hasta Lasombra que invocan tentáculos hechos de noche, desde asesinos en serie Toreador Antitribu que crean espectáculos con sus víctimas hasta Sacerdotes de manada que abrazan la libertad del asesinato; el Sabbat eleva el listón del terror en estado puro.

Sus muchos ritos oscuros y retorcidos festivales requieren sangre mortal, montones de ella. Salvar a una ciudad pequeña o un barrio de ser cosechado es una horrorosa tarea para cualquier grupo de cazadores. Aún puedes contar muchas de las historias que contarías con la Camarilla, sólo que no habrá negociación. Llegar a un compromiso con un grupo de cazadores es un signo de debilidad, uno que un Ductus o un Obispo no tendrán oportunidad de explicar si son descubiertos por sus compañeros de la Espada de Caín. Los vampiros del Sabbat no son incapaces de ser educados o encantadores para conseguir lo que quieren, pero la distancia entre convencer a un cazador para que se marche y simplemente cortarle el cuello es mínima. El Sabbat desprecia a los mortales por intentar siquiera enfrentarse a ellos, y sus miembros no son tan considerados con la Mascarada en el calor del momento.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario