Caitiff (20 Aniversario)

Edit
No deseados y abandonados, los Caitiff han aumentado su número en las últimas décadas. Son el resultado de errores, arrepentimientos, Frenesíes y malas elecciones. Muchos tienen la suerte de a duras penas poder recordar a su Sire y su Abrazo, mientras que muchos otros deambulan sin tener idea alguna de qué les ha sucedido. Los que encuentran un modo de sobrevivir son la excepción y no la regla, y parte de esta Basura llega a convertirse en Vástagos notables por derecho propio. Lo único que los Caitiff tienen en común es aquello de lo que carecen: las marcas que identifican a un vampiro como miembro de un Clan concreto.

Los eruditos de la Estirpe especulan que hay cierto tipo de conexión entre Sire y Chiquillo que se da después del Abrazo, una “impronta” que le da a los Brujah su furia, a los Nosferatu su desfiguración o a los Lasombra su propensión a manipular sombras. Sea por la razón que sea, los Caitiff carecen de estas cosas. Pueden enojarse, ser feos o preferir la oscuridad pero, como mucho, son un pálido reflejo del Clan de su Sire. Si bien esta tabula rasa les impide encontrar solaz dentro de las jerarquías de los Clanes de la Estirpe, también implica que no tienen barreras que superar: aprender las intrincadas sutilezas de la Dominación de una mente mortal para un Caitiff es igual de sencillo que la fuerza preternatural o la manipulación de la locura.

Apodo: Basura.

Secta: La Camarilla considera a los Caitiff como poco más que carne de cañón: ciudadanos de segunda que pueden lanzar contra sus enemigos llegado el momento. Algunos Caitiff se aferran a cualquier tipo de protección y aceptación, mientras que otros se rebelan contra el hecho de ser tratados como si fueran desechables y buscan alternativas en el Movimiento Anarquista o incluso en el Sabbat. Otros incluso consideran la política poco importante, ganándose su no-vida en las lindes de la Torre de Marfil o convirtiéndose incluso en Autarcas. Pero parece que cada noche que pasa se crean más y más vampiros sin Clan, y algunos incluso se han unido en un “Clan” dentro del Sabbat. En algún momento, obligarán a la Estirpe a escucharlos.

Apariencia: Como corresponde a sus escabrosos orígenes, a menudo una imagen descuidada acompaña a los Caitiff, quienes deben dedicar gran parte de su atención a sobrevivir en una Estirpe que preferiría deshacerse de ellos. Muchos son en apariencia similares a los Brujah, los Gangrel y otros “Clanes callejeros”, aunque esto se debe más a una característica etnográfica que a una actitud de Clan. Para los Caitiff capaces de apartar la atención de su carencia de Clan, su apariencia bien puede reflejar el éxito o el fracaso en sus esfuerzos para labrarse un lugar en el mundo de los Condenados.

Refugio: Como su Apariencia, los refugios de los Caitiff son diversos: muchos deben arreglárselas con lo que encuentran o con cualquier refugio que un Vástago al que hayan engatusado los deje ocupar. Pocos Caitiff son capaces de mantener nada más allá de un pequeño dominio, y muchos Caitiff son vagabundos o, simplemente, se las apañan sin un refugio.

Trasfondo: Los Caitiff pueden provenir de cualquier trasfondo, muchos de los cuales son un reflejo tanto de sus Sires ausentes como de ellos mismos. De hecho, cuando se encuentran entre la sociedad más formal de las Sectas, alguna Basura se esfuerza por ocultar los detalles de su trasfondo.

Creación de personaje: Cualquiera de las tres categorías de Atributos es adecuada para un Caitiff como primaria, de acuerdo con su trasfondo o con lo que su Sire vio en ellos. Los Talentos a menudo son Habilidades primarias, como reflejo de lo que el Caitiff debe hacer para protegerse a sí mismo. Pocos Caitiff tienen muchos Trasfondos y prefieren el valor más práctico de apuntalar su Fuerza de Voluntad o escoger conocimientos rudimentarios de los niveles elementales de varias Disciplinas.

Disciplinas de Clan: Los Caitiff son capaces de escoger cualquier Disciplina en la creación del personaje, siempre con la aprobación del Narrador. Sin embargo, el coste para incrementar todas las Disciplinas con puntos de Experiencia es de seis veces el valor actual, en vez de los habituales cinco para las Disciplinas de Clan y siete para las Disciplinas fuera de Clan.

Debilidad: Debido a su estigma social, los Caitiff son incapaces de comprar el Trasfondo Estatus en la creación del personaje. Además de ser un “Clan”, Caitiff es también un título negativo. Hasta el momento en que el Caitiff se haya establecido en un dominio o grupo social, tiene un +2 a la dificultad en todas las tiradas Sociales con vampiros que no sean Caitiff. Cuando un Caitiff concede el Abrazo, sus Chiquillos son también Caitiff.

Organización: Ninguna en absoluto. En algunos dominios, los Caitiff que pasan inadvertidos pueden establecerse como señores de las proles de su propio Abrazo ilícito. No es ninguna sorpresa que estos granujas desatados sigan dando un mal nombre a los de su ralea.

Cita: Deja de tratarme como a una mierda. ¡Yo no pedí esto! 

Estereotipos: 

• Assamitas: Normalmente nos dejan en paz. Algo sobre la “Sangre sucia”. No me quejo.
• Brujah: Un enemigo común no nos hace amigos.
• Gangrel: Si puedes convencerlos de que no te destripen nada más verte, pueden ser bastante tolerantes.
• Giovanni: Nunca he oído hablar de ellos.
• Lasombra: Éste es el nuevo jodido capullo, igual que el anterior jodido capullo.
• Malkavian: O bien están enfermos o bien ven todos los secretos. El problema es que no puedes diferenciar los unos de los otros.
• Nosferatu: La miseria ama la compañía. Especialmente si puede chantajearla.
• Ravnos: Parece que quieren que confiemos en ellos y esto me pone los pelos de punta.
• Seguidores de Set: El equivalente para la Estirpe de conducir una camioneta blanca con «¡Caramelos gratis!» escrito en el lateral.
• Toreador: Normalmente son los primeros en reprendernos por el hecho de que no nos preguntaran si queríamos ser vampiros. Ni que fueran ellos un gran grupo de chupópteros.
• Tremere: Tengo que volver a mi refugio para, esto... apagar el horno o algo.
• Tzimisce: «Los murciélagos han dejado el campanario. Las víctimas han sido desangradas. No-muerto, no-muerto, no-muerto». [N.d.T.: Letra de “Bela Lugosi’s Dead” de Bauhaus].
• Ventrue: ¡Ocupemos el Elíseo! ¡Somos el 99%!
• Camarilla: Que te jodan, milord.
• Sabbat: Que te jodan, Drácula.
• Anarquistas: Bueno, ¿por qué no?
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario