Lhiannan (Edad Oscura 20 Aniversario)

Edit
Los viejos Gangrel hablan de un grupo de traidores que abandonaron al Clan para que se pudriera siglos atrás en el campo de batalla, de la madre de una Línea de Sangre que dio la espalda a los suyos y huyó al Oeste. Estos Antiguos escupen el nombre de Lhiannan cuando lo pronuncian, recordando su falta de coraje y astucia en la batalla. El odio por la Línea de Sangre es tan profundo entre los Antiguos Gangrel como el miedo a que lo que los Lhiannan afirman sea verdad. La mayoría de Cainitas, salvo un puñado de Gangrel salvajes y algunos vagabundos desafortunados, nunca se ha topado con un Lhiannan. Todos los que lo han hecho cuentan experiencias similares de hostilidad y de un distanciamiento de los Cainitas al mantener que proceden de un Progenitor distinto. Afirman proceder de un ancestral ser conocido como la Bruja. Hablan de espíritus y de la naturaleza como aspectos del poder, y rechazan agresivamente cualquier intromisión en su territorio. Cuando puede encontrarse a un Lhiannan, suele llevar una vida solitaria en áreas extremadamente rurales. Todos quienes los ven los reconocen inmediatamente como seres inhumanos. Incluso los mortales que los han visto afirman conocer de forma innata su naturaleza sobrenatural.

En los últimos años, sin embargo, han expandido sus horizontes. Persisten rumores de desesperación entre sus filas, han sido vistos a las afueras de pequeñas villas y pueblos, y han empezado a relacionarse con quienes antes habrían matado nada más verlos. Incluso los hay que hablan de un grupo de Lhiannan que busca a otros de la Línea de Sangre para fortalecer sus espíritus y aumentar su número. Quienes hablan con ellos han oído historias de cómo la mengua del espíritu en su interior podría llevarlos a la extinción. Hay grupos de Cainitas cristianos que han llegado a la conclusión de que los Lhiannan están poseídos por un demonio que intenta controlarlos, mientras que otros creen que quieren Diabolizarse unos a otros para recuperar el poder de la Línea de Sangre. Sea cual fuere la razón de su reciente levantamiento, los Lhiannan se han visto envueltos en la Guerra de los Príncipes al buscar una solución para su inminente extinción. En la mayoría de los casos, esto implica verse envueltos en los intereses de los Cainitas.

Sobrenombre: Brujas, Bestias.

Trasfondo: Los Lhiannan Abrazan basándose en la edad, la inteligencia y la procedencia geográfica cercana. Entre ellos son raros los Abrazos, pero cuando los conceden escogen mortales no mayores de ocho años con gran capacidad de memorizar, a los que adoptan y tutelan hasta alcanzar la madurez. Los Lhiannan nunca Abrazan a la ligera y cada nuevo Chiquillo sirve a un propósito, pues cada uno de ellos forma parte de la memoria viviente de su lugar de nacimiento. Con el paso de cada año parece que su número se reduce; algunos eruditos nodistas afirman haber oído rumores de Lhiannan incapaces de transmitir su Maldición.

Apariencia: Los Lhiannan toman la apariencia de místicos salvajes, vestidos con capas de pieles manchadas de sangre que cubren ropajes de cuero y lana teñidos de blanco, verde o marrón. Su piel está adornada de extraños glifos de tintes azulados que apuntan a la práctica de las hechicerías de Ogham. Estas criaturas portan cráneos de animales como máscara y a menudo también torques de metales finamente confeccionados alrededor de sus cuellos. Desde que los progenitores de la Línea de Sangre viajaron al Oeste tiempo atrás, el origen de los Lhiannan más jóvenes se ha vuelto más variado, mientras que los Antiguos suelen proceder de Europa oriental. Aun así, todos los Lhiannan portan consigo un aura sobrenatural de resonancia primitiva. Incluso los mortales creen que los ha investido algo más allá del mundo natural.

Refugio: A menudo los Lhiannan escogen la cueva más amplia, el valle más oscuro o los lugares más sagrados de sus territorios como refugio. Enterrarse a sí mismos en el suelo es también algo común.

Disciplinas: Animalismo, Presencia, Ogham.

Creación de personajes: Los Lhiannan se centran en los Rasgos necesarios para sobrevivir en la naturaleza. Los Chiquillos suelen tener valores excepcionales de Astucia y Resistencia, y tienen predilección por Trato con Animales, Intimidación, Supervivencia, Sigilo y Pelea. Debido a su Debilidad, los Lhiannan no suelen tener valores altos de Generación. A menudo crean Rebaños de cultistas y en muchas ocasiones mantienen a sus Sires como Mentores.

Debilidad: Los rumores que conciernen a los Lhiannan y a su desesperación seguramente provienen de su Debilidad. Todo Lhiannan, desde el momento de su Abrazo, siente el fragmento espiritual en su interior. Los Sires se debilitan al compartir el espíritu que poseen con el Chiquillo recién Abrazado. Cuando un Lhiannan Abraza, su Generación aumenta en uno al final del Abrazo. Por ejemplo, si un Lhiannan de Novena Generación crea un Chiquillo, su Sangre pasa a ser de Décima Generación, y el Chiquillo recién Abrazado también pertenece a la Décima Generación. Un Sire se convierte en hermano de Generación de su propio Retoño. Los Lhiannan de mayor edad se preguntan cómo pudieron expandirse tanto pese a esta Debilidad, pero si disponen de una respuesta no la han compartido. Los Lhiannan obtienen su fuerza de la naturaleza y su poder disminuye en áreas urbanas. Por cada semana que un Lhiannan pase fuera de la naturaleza virgen sus reservas de dados se reducen en 1. Estas penalizaciones son acumulativas, pero nunca pueden reducir una reserva de dados hasta que sea menor que su valor básico de Resistencia. Deben descansar un día entero en plena naturaleza para eliminar todas las penalizaciones al despertar.

Organización: Históricamente, los Lhiannan no han tenido organización alguna. Incluso los Sires expulsarán a sus Chiquillos al cabo de unos años. Sin embargo, en épocas más recientes, los miembros menos territoriales de la Línea de Sangre han ido en busca de otros Lhiannan. Todavía no se ha generado ninguna organización a partir de estos esfuerzos.

Cita: "No hay “guerras”; hay sólo una guerra, la lenta paciencia de un árbol ahogando a sus competidores a lo largo de los siglos. Así empieza el final; espera para avanzar una pulgada mientras asientas los pies". 

Estereotipos: 

• Cainitas: No somos como ellos. No saben nada del verdadero poder y no sienten la presencia de los espíritus como nosotros.
• Lupinos: He oído sus aullidos, pero no salgo en su busca. Los espíritus me dicen que no lo haga.
• Gangrel: Bestias sin alma. Reivindican que pertenecemos a su linaje, pero escupen sobre nuestro nombre. Aún es hora que vea uno lo bastante valiente como para adentrarse en mi bosque. Cobardes.
• Tremere: ¿Afirman tener conocimientos de la magia que hay en la Sangre? ¡Ja! Que vengan a buscarme y les mostraré que la verdadera magia proviene del espíritu en mi interior y no de los humores que hay bajo mi piel.
• Ventrue: Construyen sus empalizadas y sus muros bien altos para mantener lejos los peligros de la naturaleza. No tengo interés alguno en el vacuo corazón de las ciudades.
• Ravnos: Los Hijos e Hijas de Caín que moran los trillados caminos entre las ciudades harían bien en quedarse en esos caminos. Cuentan que los bosques pueden ser peligrosos.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario