Lhiannan (Edad Oscura - Vampiro)

Edit
La mayor parte de los Cainitas que conocen a los Lhiannan creen que se trata de una subespecie del clan Gangrel. En cualquier caso, son criaturas salvajes y sobrenaturales que viven casi exclusivamente en áreas rurales y que son devotas de las tradiciones pre cristianas. Nadie sabe con exactitud cuándo surgió la línea. Incluso ellos sólo saben que, en algún momento pasado, un espíritu del bosque fue vinculado de alguna manera al cuerpo de un vampiro gracias a una figura femenina conocida como la Arpía y que con ese acto surgieron los Lhiannan. Subsisten aún retales de las antiguas culturas europeas en villorrios aislados y es allí donde prosperan. Al mismo tiempo que las fuerzas de la cristiandad asestan los últimos golpes a las religiones paganas (o asimilan) las supersticiones del vulgo, los Lhiannan se ven obligados a alejarse más y más de las luces de la civilización. La raza está muriendo por varias razones. Su naturaleza mítica los ha marcado con una huella indeleble, otorgándoles un aura que incluso los seres humanos más corrientes pueden percibir. Esto los convierte en blancos fáciles para las cazas de brujas o los Cainitas ambiciosos. Por ende, el espíritu que les proporcionó su identidad y la mayoría de sus poderes está decayendo. La entidad que vinculó al primer Lhiannan era un ser muy territorial y sediento de sangre que impelía sacrificios a todos cuantos le rodeaban. Cuando el primer Lhiannan Abrazó al segundo, el espíritu fragmentó parte de su ser para traspasárselo al nuevo vampiro. El espíritu se ha roto una y otra vez con el paso de los siglos, por lo que los nuevos Lhiannan son más débiles que los primeros. Cada vez que uno Abraza a un chiquillo, se debilita y la progenie es, además, mucho más frágil que sus progenitores. Con cada Lhiannan destruido desaparece eternamente un retazo de ese espíritu. Es por esta razón que los Lhiannan Abrazan rara vez, en un intento por salvaguardar celosamente los escasos fragmentos de la entidad que aún resta en ellos.

Sólo cuando la soledad les abruma se muestran dispuestos a renunciar a parte de su poder para engendrar un chiquillos. En toda Europa quedan sólo veinte Lhiannan. La línea ha heredado mucho del espíritu que habita en su interior. Son criaturas extremadamente territoriales que escogen un área y permanecen en ella, manteniendo sus guaridas a salvo de los extraños. Abandonan sus territorios sólo en caso de emergencia. Sienten un vínculo muy fuerte con las zonas arbóreas; las ciudades sin embargo, les incomodan e incluso les hacen enfermar. Así mismo, los Lhiannan ejercen cierta influencia sobre los espíritus gracias a la Disciplina de Ogham. Han tratado de encontrar el modo de vincular otras poderosas entidades a su línea de sangre para renovar su fortaleza, pero de momento han fracasado. Los demás Cainitas europeos observan a los Lhiannan como meros salvajes. Los Gangrel, sin embargo, los odian profundamente y los asesinan en cuanto pueden. Los Animales guardan recelosos los motivos de su rencor pero, a veces, mencionan una "gran traición" cuando se refieren a los Lhiannan. Magda, posiblemente la mayor de la Línea de Sangre, reside en Irlanda y ha repelido con éxito varios intentos de acabar con su no-vida.

Apodo: Druidas, Bárbaros, Salvajes.

Apariencia: Por lo general, los Lhiannan se parecen mucho a otros habitantes rústicos de la Europa rural. Empero, cuando se sirven de su Disciplina Ogham, cubren sus cuerpos con glifos y runas sangrientas. En sus refugios se visten con antiguas indumentarias y adornan con talismanes.

Refugio y presa: Los Lhiannan sienten predilección por las cañadas arbóreas y los aislados villorrios rurales donde se practican aún las viejas costumbres. Cuando no pueden residir en estas zonas, intentan fundirse con los límites de las áreas urbanizadas. Para alimentarse se disfrazan de sacerdotes o de culto o aterrorizan a los aldeanos y los obligan a ofrecerles sacrificios de sangre a cambio de tranquilidad. Algunos Lhiannan tienden a proteger de sobremanera sus aldeas y los árboles de sus bosques, no por una cuestión de agrado, sino por celo.

Abrazo: Abrazan a hombres y mujeres del campo que sienten una vinculación profunda con la tierra en la que viven, que otorgan aún credibilidad a las antiguas tradiciones y que poseen una voluntad férrea. Desdeñarán a todos aquellos que practiquen la fe monoteísta. El chiquillo permanece con su sire, como mucho, un par de años, transcurridos los cuales, el maestro le expulsa del nido por su ansia territorial. Sin embargo, cuanto más se debilita el espíritu que yace en el interior de los miembro de la línea, tanto menos individualistas son los mayores y, ocasionalmente, dos o tres Lhiannan residen en comunidades durante cierto tiempo.

Creación del personaje: Cualquier distribución de los Atributos puede convertirse en la primaria. Los Lhiannan cuentan a menudo con puntuaciones altas en las Habilidades relacionadas con el animalismo y la supervivencia, debido a su educación campesina. Suelen tener Criados (normalmente animales) y Rebaño, pero muy pocos disfrutan de Aliados o Mentor. La mayoría sigue el Camino de la Bestia; unos pocos, el de los Reyes o el Pecado.

Disciplinas de la línea de sangre: Animalismo, Ogham y Presencia.

Debilidades: Los Lhiannan cuentan con una parte de naturaleza espiritual y la marca de su inhumanidad salta a la vista. Todas las dificultades para detectar su naturaleza a través del Auspex se reducen por dos, e incluso los simples mortales se sienten incómodos con su presencia. Además, cualquier Lhiannan que abandone su territorio se encuentra demasiado trastornado, a disgusto o incluso físicamente enfermo como para reaccionar con rapidez y precisión: todas las tiradas de reserva de dados pierden uno por cada semana (hasta un mínimo que se corresponde con la Resistencia del personaje) que está alejado de su hogar. Una vez que regresa, su reserva recobra la normalidad al cabo de unas pocas horas.

Organización: Los miembros de la línea son extremadamente individualistas y territoriales. Desde luego padecen la soledad, pero lo normal es que acallen esta sensación durante décadas antes de Abrazar a otro individuo. En un par de años se cansan de la compañía de sus chiquillos y les obligan a emanciparse. Entre ellos mantienen una cautelosa tregua que les permite atravesar los territorios del otro con rapidez si es necesario.

Cita: "Si quieres vivir será mejor que te mantengas alejado de mi bosque; incluso los árboles se rebelarán para enfrentarse a tus ambiciones".

Estereotipos:

• Los Altos Clanes: Talan nuestros árboles y cazan a nuestros hermanos. Si pudiera, los destruiría a todos.
• Los Bajos Clanes: Nos llaman hermanos y hermanas y nos dicen que tratarán de ayudarnos contra los que están por encima de ellos, pero en la otra mano siempre ocultan un cuchillo.
• Gangrel: Una vez un Gangrel vino a por mi sangre. Le arranqué el corazón y se lo ofrecí como alimento a los espíritus de los árboles en mi arboleda.
• Tremere: Los Tremere creen que saben magia pero están equivocados. La magia de los polvorientos escritos y de los pergaminos en latín no es nada comparada con el poder puro de los espíritus.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario