Variaciones Tremere

Edit
Elliot apenas estaba consciente mientras lo arrastraban por el pasillo. No cabía duda de que era un edificio lujosamente decorado, pero todo lo que Elliot llegaba a ver era la alfombra. Sólo estaba de pie porque un Ghoul lo sostenía dolorosamente por debajo el brazo, pero ésa no era la parte del cuerpo que más le dolía. Empezaba a pensar que tratar de invocar a un demonio había sido mala idea. El Ghoul lanzó a Elliot a través de una puerta y lo dejó caer en una silla frente a un gran escritorio de roble. Matthias se situó detrás del escritorio observando la ciudad tras las paredes de vidrio de la oficina. Estaba tan impecablemente vestido como siempre con su traje de tres piezas de raya diplomática realzado con varios anillos y un collar que contenía poderosos símbolos ocultistas.

Se volvió para mirar a Elliot y desapasionadamente señaló su cuello. Aunque tenía al menos dos dedos rotos, hizo todo lo posible por sentarse correctamente y enderezar su corbata, a pesar de que estaba algo resbaladiza por su Sangre. El precio de la desobediencia a estas alturas sería peor que el dolor que sentía. Matthias despidió al Ghoul con otro casi imperceptible movimiento de cabeza y se acomodó tras el escritorio frente a Elliot. —Ahora, Magister— preguntó Matthias. —¿En qué cree haber errado? —Me atrevería a sugerir que invocar a un demonio fue un error. —Ciertamente era desaconsejable. Como lo fue usarlo para destrozar a la Arpía Toreador y permitirle que campase libremente por la ciudad. —Me disculpo ante usted, maestro, y ante mis hermanos y hermanas magos del Clan Tremere. —No lo dudo. Pero ésa no es realmente la cuestión, ¿no es así? —He aprendido que mis métodos eran erróneos— bufó Elliot—. Nunca más volveré a romper las leyes del código de nuevo. Matthias contempló a Elliot sin inmutarse e hizo ademán de que parase.

Elliot se congeló, aún con la palabra en la boca. —No estás aquí para ofrecerme clichés sin sentido. Si continúas haciéndolo podemos aplazar esta entrevista hasta que hayas sido interrogado a fondo. Elliot se estremeció al imaginar volver a la decimoséptima planta. Pensaba que ya le habían hecho todo lo que podía ocurrírseles, aunque no se sorprendió del todo al descubrir que estaba equivocado. Matthias se echó hacia atrás y observó a Elliot por un momento. —Creo que aún no entiendes qué hiciste mal o por qué debes ser castigado. En ese momento, Matthias se acercó a una caja cercana y sacó un adornado cáliz de plata. El aroma a poderosa Sangre que exhalaba era estimulante e hizo que aumentase la sed de Elliot. Matthias puso el cáliz en la mesa frente a él. Fue otra cadena a su alrededor más fuerte que cualquier acero. —Tienes razón en que vemos con malos ojos la práctica de tal magia ilegal, pero eliminaste a un fastidioso Toreador y volver a capturar al demonio fue una buena práctica para los Aprendices. —Entonces, ¿cuál es mi crimen si no es tal? —Te pillaron— sonrió Matthias —. Ahora bebe.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario