Actualmente me encuentro en mi periodo de vacaciones, no actualizare la pagina ni podre responder sus dudas hasta finales de Febrero, de todos modos si necesitan ayuda pueden visitar el Grupo de Facebook para resolver sus dudas. Nos vemos y gracias por visitarme :D

Viejo Clan Tzimisce (Segunda Edición)

Edit
Son tan antiguos que incluso las más viejas leyendas hablan sólo de sus chiquillos. Son el Viejo Clan, los Ver­daderos Tzimisce, traicionados por todos los Tzimisce del Sabbat (y los pocos que están en el Inconnu y la Ca­marilla). Sus chiquillos abandonaron el linaje Tzimisce y abrazaron el poder de la Vicisitud. Su anarquía llevó la ruina y la muerte a inocentes y culpables por igual. Hay muy pocos miembros del Viejo Clan Tzimisce, y cada uno ha tenido muy poca progenie. Todos se afe­rran a las viejas costumbres, anhelando el día en que volverá el líder de su clan. Siguen esperando poder vengarse alguna noche de los traidores de su sangre y los poseídos por la Vicisitud. Muchos de los miembros más jóvenes del clan son líderes en la guerra contra la Vicisitud. Con la vana esperanza de recuperar el honor del clan eliminando la enfermedad que éste trajo a la Tierra, fueron los pri­meros en convocar la Cruzada de la Sombra, y han seguido siendo sus más firmes partidarios. A pesar de su disgusto por los “Tzimisce”, los miembros del Viejo Clan se parecen mucho a sus chi­quillos. Están entre los seres más macabros y malignos del mundo. Dan poco valor a las vidas (y no vidas) de los demás pero, a pesar de ello, mantienen sus votos de salvar el mundo de las amenazas de la Vicisitud y los demás Vástagos. También tienen un gran aprecio por el conocimiento, sólo superado en la Mano Negra por los Verdaderos Brujah. Dominan tanto la Taumaturga como la ciencia, y se les conoce por el gran valor que le dan a la privacidad.

Apodo: Demonios.

Apariencia: Visten de forma muy similar a los demás Tzimisce, aunque con ropas todavía más anti­cuadas. Incluso los más jóvenes usan prendas del siglo pasado. El negro, con detalles blancos, es el color más popular, lo que les da el aspecto de los tradicionales vampiros de las leyendas.

Refugio: Los miembros más viejos del clan viven en las mismas tierras que conocieron y amaron en vida, en su mayoría gigantescos dominios en Europa Oriental. Suelen tener sus hogares en oscuros y tene­brosos castillos ancestrales, embrujados por los espíri­tus de sus antiguos aliados y familiares. Los más jóve­nes suelen tener su refugio en suntuosas mansiones, al estilo popular entre los "Tzimisce". Todos los miembros del Viejo Clan Tzimisce son muy suyos por lo que respecta a su refugio. Ser invita do a él es un gran honor, concedido sólo a los más ín­timos camaradas. Si alguien entra sin ser invitado en el refugio de un Tzimisce, conocerá la ira del vampi­ro. Si el Tzimisce invita a alguien a su refugio, asume la responsabilidad de protegerle y atenderle. Quienes cruzan los dominios de un Tzimisce sin anunciar su presencia (por correo, teléfono, mediante un emisario o como sea) son tratados como enemigos, aunque tam­bién pertenezcan a la secta . Quienes anuncian su pre­sencia y reciben permiso para pasar nunca son dañados por el Tzimisce.

Trasfondo: Casi siempre escogen progenie entre los 30 y lo 40 años, inteligentes y bien educados. Pasan mucho tiempo estudiando a sus potenciales chiquillos para decidir si serán o no buenos compañeros en los siglos siguientes.

Creación de personaje: Todos los miembros más antiguos descienden de la nobleza. Su progenie suele incluir diletantes, profesionales o soldados. Sus Naturalezas y Conductas son similares, pero nunca idénti­cas. Independientemente del Arquetipo, casi siempre son egoístas, honorables, malignos y dignos de con fianza. Los Atributos Mentales son primarios, y los Fí­sicos secundarios. Las Habilidades primarias son las Técnicas o los Conocimientos. Los Trasfondos más po­pulares son Criados, Influencia y Recursos.

Disciplinas de clan: Animalismo, Auspex, Do­minación.

Debilidades: Como ocurre con todos los Tzimisce, algo en los más profundo de su interior ansía estabili­dad y permanencia. Comparten un lazo especial con la tierra que reclamaron como suya en vida. Deben rodearse con al menos dos puñados de tierra de un lu­gar importante para ellos en sus días mortales. Si no lo hacen, no pueden descansar en paz y pierden la mitad de su Reserva de Dados en todas las acciones cada 24 horas, hasta quedar en un sol o dado; este estado de debilitamiento continúa hasta que vuelven a descan­sar entre su tierra especial. Aunque muchos creen que esta debilidad está relacionada con la Vicisitud, los Vástagos infectados de otros clanes no la sufren. En realidad, esta debilidad es tan antigua como el clan.

Sendas favoritas: La Senda de la Muerte y el Alma o la de Caín. Se sabe de algunos que siguen la del Corazón Quemado o la de Lilith.

Organización: El Viejo Clan Tzimisce no se re­úne nunca , excepto en casos de extrema emergencia. Muchos miembros del Viejo Clan son ferozmente in­ dependientes, y sólo piden ayuda si no les queda otro remedio, pues prefieren confiar en sus propias fuerzas y las de sus sirvientes

Prestigio en el Clan: Los Tzimisce sienten un respeto mutuo por su poder e independencia. Ganan prestigio gracias a sus éxitos y l a acumulación de po­der, aplastando a sus enemigos, ayudando al clan o la Mano Negra y no dejando que sus víctimas sientan otra cosa que su presencia maligna. Cualquier Tzimis­ce que invada la intimidad de otro perderá res peto a ojos del clan.

Cita: "Mis manos han tomado miles de vidas humanas. Soy un protector de la humanidad, pero mi vigilancia tiene un precio".
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario