Los Corsarios

Edit
"Tres cuartas partes del mundo están cubiertas de agua. Hay más territorio sumido en la absoluta oscuridad bajo las olas que en todos los refugios y cuevas de la tierra. Cuando la tierra perezca por la polución y vuestras preciosas ciudades ardan en la guerra final contra el ganado, mis dominios seguirán intactos. Dime tú quién pierde el tiempo en persecuciones triviales". 

—Louisa Baker, Obispo de la Flota de Madagascar 

La mayoría de los Lasombra toman interés en el mar de vez en cuando. El impulso de pasar tiempo alrededor de las costas oscuras se muestra incluso muchas generaciones más allá del Antediluviano. Unos pocos Lasombra dedican sus no vidas al mar. Los corsarios incluyen tanto individuos disciplinados que fueron oficiales navales en vida, o así les hubiera gustado, como aventureros impetuosos.

Algunos corsarios actúan por su cuenta, explotando la navegación por ordenador en sus barcos o haciéndose con submarinos privados. Algunos corsarios instituyen sus imperios privados en los barcos, alimentándose de la tripulación y los pasajeros, moviendo su refugio de un navío a otro. Quizá nunca pongan pie en tierra, o pueden pasar la mayor parte del año atendiendo negocios cerca de la costa. En las últimas décadas cada vez más corsarios se dedican a la piratería, concretamente en el sudeste asiático y en ambas costas de África. La mayoría de europeos y americanos no se dan cuenta de que miles de personas tienen una vida provechosa y violenta gracias a prender el comercio naval de aquellas zonas. Manadas enteras de vampiros se dedican a ello plenamente. Muchos obispos que tratan con manadas especialmente violentas “recomiendan” la piratería para mantener a los vampiros más problemáticos lejos de las miradas indiscretas. Los piratas mortales provocan las suficientes carnicerías por si mismos como para encubrir casi todas las acciones del Sabbat. Un puñado de corsarios se relaciona con los barcos a escala mundial. Al menos un submarino de ataque rápido está en manos de los Lasombra, un Soviet Kilo vendido a Irán en 1995 y “perdido en el mar” dos años después.

El Colmillo Negro ataca principalmente barcos controlados por la Camarilla y, cuando es posible, navíos que transporten miembros importantes de ésta. El Arzobispo Ferrari de Marruecos dirige las tres manadas necesarias para operar el submarino. Los vampiros pueden ignorar los sistemas de mantenimiento de vida, con una ganancia sustancial en eficiencia y sigilo. Esto compensa por las dificultades de conseguir mantenimiento de calidad. Los Amigos de la Noche mantienen los movimientos del submarino en el más absoluto secreto, y en varias ocasiones el Tribunal de la Sangre ha dado sanción para destruir a Lasombra no corsarios que han tenido la mala suerte de ver el buque en acción. Al menos una docena de manadas ambiciosas están intentando controlar barcos y submarinos que se pudren en puertos ex soviéticos y otros puntos conflictivos. Hasta ahora, nadie lo ha conseguido.

Las Flotas de Banderas Negras

Los Lasombra son el Clan que posee amplios lazos con el océano. Los Gangrel tienen dos puñados de individuos que se interesan por el agua; por el contrario, todos los Lasombra sienten su llamada en un punto u otro de sus no-vidas. Muchos no llegan a reconocer en qué consiste esa compulsión, pero los que la siguen acaban en medio de la paz y la ferocidad del mar.

Lazos pelágicos de los Lasombra

A pesar de la imagen pública de los Lasombra, que por lo demás refulge de oscuridad, que indica que son un grupo frío, formal y reservado, ésta tiene una grieta. Cuando el viento silba entre las jarcias y las olas saltan sobre la cubierta, muchos miembros del Clan adoptan el aspecto del océano y se vuelven tan colérico y temerario como un Brujah. Extrañamente, los Antiguos del Clan excusan este comportamiento mientras los intereses del Clan no sean puestos en peligro en grado extremo. En siglos pasados, muchos Neonatos y Ancillas Lasombra ganaron su fortuna y su reputación como exploradores, corsarios o, directamente, piratas. Los Antiguos del Clan tenían a sus órdenes imperios del transporte o armadas militares, aunque esto último se vio drásticamente reducido tras el desastre de la Armada Invencible (quizá debido a la ejecución de varios de los almirantes más eficientes del Clan).

Ningún miembro del Clan ha encontrado nunca una explicación completamente satisfactoria ni para la atracción por el mar ni para la pérdida de inhibiciones que están ancladas en la psique Lasombra. La mayoría no lo cuestionan y se limitan a aceptarlo como una faceta de su Sangre; en el peor de los casos, como una molestia sin importancia. Los eruditos Lasombra creen que el Abismo místico del que fluyen los poderes de Obtenebración del Clan está relacionado espiritualmente con el océano profundo y que la llamada del mar en realidad es el siniestro tirón de esa nada sombría que atrae a los Lasombra hacia sí en una espiral que desciende gradualmente. Los miembros más aventureros del  Clan se ríen de esta hipótesis, aunque con cierto nerviosismo: se sabe que los Lasombra han perdido al menos dos Antiguos prominentes en el curso de exploraciones de las profundidades oceánicas en la pasada década.

Agendas Náuticas

Los Lasombra siguen controlando más tonelaje de transporte oceánico que el resto de la Estirpe junto. La mayoría de las compañías navieras con sede en el Mediterráneo, Sudamérica o la costa este de Norteamérica son, casi con seguridad, posesiones de Lasombra; en la mayoría de los barcos registrados de esas corporaciones, como mínimo unos cuantos miembros de las tripulaciones han sido condicionados para proteger los intereses del Clan. Mediante ese control, los Lasombra (y el Sabbat) tienen un medio casi infalible de transportar personas a través del Atlántico, suponiendo que se carguen a bordo suministros de Vitae y que los vampiros estén bien escondidos de la tripulación mortal. Dado que muchos barcos de transporte de mercancías contienen equipos de refrigeración de tamaño industrial y llevan como carga literalmente miles de contenedores, esas dificultades no se vuelven insuperables a menudo.

El control de los Lasombra sobre las fuerzas navales nunca ha vuelto a ser tan grande como lo fue en la era de la expansión colonial española. De hecho, las mayores potencias navales del mundo moderno (Estados Unidos, China, la Federación Rusa y Gran Bretaña) son bastiones de poderes ajenos a los Lasombra. Sin embargo, esto no significa que el Clan no tenga potencia militar que aplicar en altamar. Habitualmente, los Lasombra ya no intervienen directamente en asuntos militares; las manipulaciones tan burdas reciben desaprobación. Sin embargo, el Clan controla una pequeña flota privada de embarcaciones armadas registradas sobre el papel por diversas naciones mediterráneas. En la mayoría de casos, son barcos pequeños: ochenta y cinco metros de eslora o menos, armados con ametralladoras pesadas y, algunos, con un cañón de 76,2 mm, ciertamente incapaces de llevar a cabo acciones en superficie contra nada que no sea un yate o un carguero desarmado. Sin embargo, se sabe que varias naciones sudamericanas compraron pequeños barcos de guerra (de tipo crucero o menores) estadounidenses en la década posterior a la segunda guerra mundial; se cree que cierto número de esas naves están bajo control Lasombra.

Además, hay informes no confirmados que indican que los Lasombra han adquirido recientemente un nuevo buque insignia para su flota. A finales de 1995, el gobierno iraní compró a Rusia tres submarinos de ataque con motor diésel de la clase Kilo y los incorporó a su armada. Una de las embarcaciones desapareció a mediados de 1997; agentes de inteligencia de todo el mundo supusieron que el submarino se había hundido en el golfo Pérsico tras colisionar con un superpetrolero. Sin embargo, informes recientes han mencionado la presencia de un submarino no identificado de construcción rusa en un puerto mediterráneo conocido por estar bajo control directo de Lasombra. Se ha intentado relacionar esta embarcación con la destrucción del yate de lujo Hampton Star, propiedad de Ventrue ingleses, junto con toda su tripulación (y seis Arcontes al servicio del Justicar Ventrue) durante una tormenta en el mar del Norte. Se advierte a los agentes de la Camarilla que adopten precauciones extremas de seguridad a la hora de planear viajes oceánicos hasta que este asunto sea investigado en profundidad.

Colores

Las banderas que ondean en un barco son símbolos importantes de la propiedad del mismo o de su nacionalidad, incluso en la moderna época de la identificación instantánea por radio. El orgullo Lasombra no permite que un navío propiedad del Clan abandone el puerto sin izar la enseña naval de Lasombra: una bandera negra plana que ondea directamente bajo la bandera del país del barco o aquél en el que está registrado. Las naves de la flota pirata de los Lasombra Antitribu usan una variación de esta bandera: dos espadas roperas cruzadas de color carmesí sobre campo negro. Una vez perdida de vista la tierra, muchos capitanes Lasombra viajan sólo con los colores del Clan y sólo izan banderas nacionales cuando se acercan a un puerto.

El Factor Antitribu

El súbito incremento en la actividad naval de los Lasombra es una respuesta directa a un desarrollo similar y la escalada de las hostilidades por parte de los Lasombra Antitribu. Los pocos Lasombra que no son miembros del Sabbat han estado en constante estado de guerra contra su Clan progenitor desde la destrucción del Fundador Lasombra durante la Revuelta Anarquista. Debido al poder superior de los Lasombra del Sabbat, este conflicto se ha desarrollado principalmente en los mares; últimamente, los Antitribu han tomado la delantera en estos conflictos navales al estilo de las guerrillas. Las flotas piratas de los Lasombra Antitribu tienen sus bases principalmente en el Caribe. Aunque a primera vista esta localización pueda parecer suicida si se considera que el Sabbat y los Setitas dominan buena parte de la región, la naturaleza conflictiva de la zona la convierte en un hogar ideal para más de una facción, y todavía más si esa facción es más competente y está menos fraccionada que sus rivales.

Los puertos de Jamaica, Barbados, la República Dominicana y otras naciones insulares son hogares ideales para que los corsarios se escondan entre salidas y en los muelles abundan los peristas deseosos de trasladar varias toneladas de microprocesadores o piezas de automóviles procedentes de robos sin muchas preguntas. Los Antitribu también tienen al menos dos bases de operaciones secundarias en el Mediterráneo: se rumorea que Israel es uno de esos lugares, pero el control Assamita de esa nación hace que afirmarlo sea arriesgado en el mejor de los casos. La flota pirata Antitribu se compone aproximadamente de una docena de barcos divididos a partes iguales entre embarcaciones armadas de ataque y graneleros rápidos. Son enviados en parejas para asaltar cargueros conocidos propiedad de los Lasombra. La táctica usual es que la embarcación armada se aproxime con pretextos, dispare como aviso a la antena de radio y use un reflector para enviar un mensaje en morse advirtiendo a las víctimas que viren y se preparen para el abordaje. Entonces, los piratas suben a la embarcación, dejan su carguero al lado y trasladan rápidamente tanta carga de las víctimas como sus propios barcos puedan soportar.

Los Antitribu o sus Ghouls de confianza eliminan con Dominación los recuerdos del incidente de la tripulación y los reemplazan con los de una tormenta repentina que hizo que la carga y la antena por la borda cayeran por la borda. Esta táctica ha costado a los Lasombra al menos cincuenta y cuatro millones de dólares en el último año fiscal y se cree que los Antitribu han vendido la mayor parte de los bienes interceptados o todos ellos para financiar la expansión de su flota. Por supuesto, los Lasombra Antitribu no emplean tripulaciones formadas sólo por vampiros en sus embarcaciones; eso sería suicida en todos los viajes excepto los más cortos. Por el contrario, cada barco tiene un capitán vampiro y otro que hace de segundo de abordo en las misiones más delicadas. El resto de la tripulación se compone de Ghouls y mercenarios; los primeros están Vinculados para que guarden silencio y los otros están Dominados para que crean que sus jefes son piratas mortales.

Cualidades Náuticas de los Lasombra

Como se ha mencionado más arriba, la indefinible relación entre los Lasombra y el océano hace que algunos miembros del Clan adquieran rasgos extraños. El más común es conocido como Compulsión Pelágica (Defecto de 2 puntos), con el cual el Lasombra afectado se siente inexplicablemente atraído por el mar a expensas de su capacidad de concentrarse en otras cosas (+1 a la dificultad de todas las tiradas de Fuerza de Voluntad si el personaje no ha visto el océano en las últimas veinticuatro horas). Es posible satisfacer esta llamada temporalmente con un viaje largo por mar; la mayoría de las veces se siente en los primeros cincuenta años de no-vida. Armonía Pelágica (Mérito de 3 puntos), un infrecuente estado mental que se opone al desorden mencionado antes, parece conceder el efecto contrario, ya que proporciona mayor equilibrio mental (-1 a la dificultad de todas las tiradas de Fuerza de Voluntad) si el personaje está en el mar o lo tiene a la vista.

Algunos Lasombra están aún más unidos al océano; su estado de ánimo refleja el del otro formando su propio sangriento contrapunto. La estabilidad emocional de un individuo con esta condición, conocida como Llamada de Poseidón (Defecto de 1 punto), está directamente relacionada con el tiempo, de modo que se calma cuando el cielo está despejado y su sed de sangre aumenta conforme se desata una tormenta (tira para resistir el Frenesí con un -1 a la dificultad con un tiempo totalmente tranquilo, pero con un +1 a la dificultad cuando la mar está picada, +2 en medio de una tormenta y +3 en un huracán). Los individuos que sufren esa inestabilidad a veces también son bendecidos con un extraño Sentido del Clima (Mérito de 1 punto) que parece proporcionar advertencias ocasionales (con una tirada de Percepción + Supervivencia, dificultad 7) sobre el mal tiempo que está por llegar, incluso el que tiene causas no naturales.

El Clan parece conceder cierto prestigio a los miembros que capitanean sus propios barcos. La responsabilidad que conlleva una posición así no debe tomarse a la ligera, pero a veces se otorga a los Neonatos prometedores del Clan la capitanía de un Carguero (Mérito de 3 puntos) o, más raramente, de una Embarcación Armada (Mérito de 5 puntos). Servir como segundo de a bordo en uno de estos barcos (Méritos de dos y cuatro puntos respectivamente) también confiere cierto grado de estima, aunque no tanto como el privilegio del mando. Se sabe que también el linaje Antitribu reconoce el prestigio de la capitanía, pero esto es menos frecuente debido al pequeño tamaño de la flota (estos Méritos cuestan un punto más para los personajes Lasombra Antitribu).

Resumen de Expediente Personal: Arconte-Capitán Kleist

Kleist, Abrazado en las postrimerías del siglo XVIII, es una estrella ascendente en la jerarquía de la flota de los Lasombra Antitribu. Ha actuado como Arconte al servicio del Justicar Xaviar durante el último medio siglo, en el que ha hecho campaña por una mayor representación de las Líneas de Sangre “secundarias” dentro de la Camarilla y ha sido decisivo a lo hora de sentar las bases de un posible tratado y acuerdo de defensa mutua entre la Camarilla y los Lasombra Antitribu (este acuerdo es de especial importancia para la Camarilla debido al creciente número de encuentros con Catayanos en la costa oeste de Norteamérica y el cada vez mayor dominio del Sabbat sobre los puertos de la costa este).

Kleist ha sido convocado recientemente a Jamaica por el infame Alfonso López (ver Libro de Clan: Lasombra) para tomar el mando del barco de guerra más moderno de la flota Antitribu. A petición de los Justicar Gangrel y Brujah, el Arconte Kleist recibió una patente de corso de la Camarilla, lo que lo convierte en el primer Antitribu cuyas acciones contra el Sabbat tienen apoyo oficial. Su paradero actual es desconocido, pero se sospecha que acecha en torno a las rutas del Atlántico central. El Arconte-capitán Kleist es un hombre alto y ágil con herencia española y alemana, largos cabellos negros y penetrantes ojos grises azulados. Tiene la reputación de ser un maestro de la Obtenebración y ha mostrado Poderes que lo califican como Antiguo por su Generación, si bien no por su edad. Kleist fue un Arconte muy eficiente mientras sirvió directamente a la Camarilla y su reputación como espadachín bastó para que sirviese como paladín en los duelos de varios Vantrue y Toreador.

El barco de Kleist es el Black Aegis, una embarcación construida según los planos de las patrulleras de los guardacostas estadounidenses de clase Famous. El Black Aegis está registrado como un buque de investigación de las Bahamas que examina tormentas tropicales, pero “instrumento de observación climática” montado en la cubierta de proa disfraza el arma principal original del barco, un cañón automático de 76 mm. La tripulación está formada por aproximadamente 80 Ghouls y mercenarios centroamericanos bajo el mando de Kleist y su segundo de a bordo, un antiguo miembro de las fuerzas especiales de la armada norteamericana llamado Randall Thomas.
¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario