Malkavian

Edit
Los psiquiatras diagnosticarían esquizofrenia, depresión, desorden obsesivo compulsivo o estrés postraumático a los Hijos de Malkav. A veces todo a la vez. En realidad, tienen todas estas cosas y ninguna de ellas. Como los “locos sabios” de la poesía, su trastorno procede de ver demasiado del mundo al mismo tiempo, de comprender demasiado profundamente y de sentir emociones que son demasiado fuertes como para soportarlas. Se automedican con sangre, pero ésa es sólo una solución temporal.

—No somos payasos, Jeanette. No estamos aquí para divertir a los demás Vástagos.
—Tonterías. Estamos aquí para hacerles reír, llorar, sudar de delicia o de vergüenza…
—Arrastras nuestro club por el fango. ¡Nuestro Clan! Hubo un tiempo en el que éramos los Vástagos a los que los demás acudían en busca de consejo, premoniciones y estrategias en tiempo de guerra.
—Sácate el palo del culo, Therese. A menos que te guste tenerlo ahí. Siempre hemos sido bufones.
—En tiempos pasados, los bufones evaluaban la corte y entregaban sus descubrimientos al Príncipe.
—¡Y nosotros también! Ves mi falda y mi maquillaje y sólo piensas “puta”, ¿verdad?
—Por supuesto. ¿No lo eres?
—Sí, pero ¿cuántas pepitas de oro crees que obtuve del Ghoul que me estaba follando, del reprimido Brujo al que relajé o del Príncipe LaCroix cuando estaba saltando arriba y abajo en mi pistola de amor? Bang, bang.
—Tú… Dios, me das asco. Adquiero inteligencia mediante visiones, al muestrear la sangre, mediante debate, transacciones comerciales, al leer emociones, dibujar verdades incómodas…
—Tú vistes el traje, yo visto las medias. Estamos mentalmente discapacitados como Clan, pero joder, si nos permite a ambas reducir nuestras inhibiciones y ensuciarnos un poco para hacer lo que debe hacerse, digo que me traigas esos desórdenes de personalidad. Es como un cóctel en mi cabeza.
—No hay nada de malo conmigo. Tú eres la que tiene necesidades especiales.
—Oh, tú necesitas a tu papi tanto como yo.
—Cállate, cállate. Por una noche, ¿podrías no mencionar que todos estamos pirados y en su lugar centrarte en nuestros logros?
—Perdona, hermana. Supongo que hay dos caras en ser Malkavian. La visionaria y la maníaca. ¡Somos un buen equipo!
—Te odio.
—Nos odias.
—Nos odiamos.
—Yo te quiero.
—Yo también me quiero.


¿Quiénes son los Malkavian?

Durante mucho tiempo se ha creído erróneamente que pocas familias vampíricas eran tan dispares como el Clan de la Luna. Otros Clanes los ven y piensan: «todos están locos, así que, ¿por qué deberían importar sus respectivos orígenes?». Para los Malkavian los orígenes importan mucho. Aunque los Sires pueden escoger un Chiquillo de cualquier clase social, edad, etnia y sexo, cada mortal seleccionado para el Abrazo posee algo sólo visible para un Malkavian. Uno de los dones que los Malkavian buscan en un mortal es lo que ellos llaman “segunda visión”. Si alguien interpreta sueños, puede percibir espíritus o predice eventos futuros de forma infalible, los Malkavian toman nota. Tal persona actúa como un faro que llama a cada miembro del Clan que lo ve. Otro don reverenciado por los Malkavian es el de la “perspicacia”. Un alto nivel de empatía, un conocimiento muy refinado de cuestiones complejas o un impulso obsesivo para perseguir respuestas a cuestiones filosóficas atraen al Clan. Dado que la perspicacia suele estar ligada a una profesión, el Clan se beneficia de una serie de académicos y doctores, especialmente terapeutas y psicólogos.

Por último, el Clan de la Luna está fascinado con los individuos “rotos” que han cambiado a causa de experiencias traumáticas o que simplemente nacieron despegados de sí mismos y del resto de la sociedad. Para los Malkavian, están sólo a un gentil empujón de tener acceso a un plano de realidad totalmente distinto. En lugar de tratarlos como cargas, el Clan ve en ellos un gran potencial. Todos los Malkavian sufren enfermedades mentales tras el Abrazo (a veces se acentúa una condición preexistente, otras se añade una nueva dimensión a su inestabilidad). Como si sus pensamientos y acciones se basasen en una lógica ultramundana, parecen saber cuándo su condición se manifestará de forma destructiva o cuándo ofrecerá perspectivas importantes donde antes se carecía de ellas. Por lo general, ningún otro Vástago se siente del todo cómodo en torno a alguien que se sabe que es un Malkavian, ya que se los suele ver como maníacos impredecibles cuyos destellos de perspicacia rara vez compensan sus ataques de demencia. Algunos Malkavian afirman que hay un factor común a su locura; que todos están psíquicamente vinculados a través de una longitud de onda comunal, una especie de consciencia compartida. Los que son conscientes de su existencia se refieren a ella como la Telaraña o, más recientemente, la Red de Locura.

Arquetipos Malkavian

• Presencia Influyente: Este visionario es adicto a la emoción de reinventarse y presentarse de formas distintas, medrando en la atención que obtiene con las historias que cuenta. Busca influir en otros mediante palabras, imágenes o el uso de sus Disciplinas, ya sea con el propósito de dar placer, olvidar sus problemas o para obedecer los susurros de la Telaraña. Como mortal puede haber tenido una extensa red de seguidores en redes sociales o haber llevado la destructiva vida de un mitómano.

• Médium: La habilidad de sentir y registrar más que cualquier otro Vástago aflige a los miembros del Clan Malkavian con su infame inestabilidad, pero también los recompensa con una gran perspicacia. Algunos encuentran formas de usar y beneficiarse de su maldición abiertamente sin romper la Mascarada, como el médium que revela espíritus ficticios o existentes vinculados a objetos, áreas e individuos para ayudar a los afligidos o por ganancia personal.

• Mal Analista: Algunos Malkavian saben instintivamente desmontar y reensamblar mentes, en cualquier estado en el que se encuentren. Quizás el analista fuese un terapeuta en vida que destacaba ayudando a otros en sus crisis personales. O quizás usase las experiencias de su propia y agónica psique como una guía y abriese a la fuerza las mentes de pacientes y víctimas con el objetivo de que terminen por sanarse a sí mismas. El analista es tan respetado como temido por su habilidad de viajar al laberinto de la mente... y atrapar a otro en él.

• Fanático: Los Malkavian son proclives al fanatismo alimentado por la inestabilidad mental. Cada fanático tiene un propósito que consume la mayor parte de su existencia. Podría ser cualquier cosa desde una fuerte convicción religiosa o política a una inmensa pasión por las novelas detectivescas o las teorías de la conspiración sobre el 11S. Es seguro decir que el fanático, devoto de esta pasión, conoce casi todos los detalles e información que se pueden obtener sobre ella.

• Adicto a la Sangre Pura: Muchos Malkavian definidos por una extraña perspicacia y creencias marginales sienten que cierta sangre calma sus síntomas o trastornos. Para el adicto a la sangre, esto se ha convertido en una meta constante y en todo lo que piensa. En vida, abusaba de fármacos, tenía hipocondría o quizás era un gourmet, y ahora no puede más que beber y beber hasta que los insistentes sonidos se acallan y la ansiedad disminuye. Sabe qué recipientes escoger para obtener la mejor y más saciante sangre, y que debe tomarse en serio cada comida.

Disciplinas

• Auspex: Los Malkavian usan Auspex para potenciar sus sentidos, fortalecer su vista u oído hasta un nivel sobrenatural o para determinar los miedos, ilusiones y debilidades mentales de un mortal para así aprovecharse horriblemente de él antes de alimentarse. Muchos Malkavian han persuadido a un recipiente de que “les cuente todo” antes de drenar a la llorosa víctima ni diez minutos después.

• Dominación: Algunos Malkavian usan Dominación para eliminar todas las distracciones de la mente de una víctima, esclavizándola por completo; otros usan la Disciplina para sacar a relucir o infligir psicosis mediante la infame variante conocida como Dementación. Mientras que otros lo hacen principalmente en nombre de la experimentación, colarse en la mente de un mortal y convencerlo de que quiere abandonar su sangre ayuda enormemente al Clan a sobrevivir noche tras noche.

• Ofuscación: Los Malkavian no promocionan su uso de Ofuscación, lo que convenientemente permite que muchos Vástagos lleguen a olvidar que disponen de esta Disciplina, la cual usan con fines tremendamente diversos. Mientras algunos Malkavian podrían querer observar la corte desde rincones aislados o hacerle jugarretas al Príncipe, otros se ocultan en casas, hospitales y hospicios para el ganado para vigilar las caras somnolientas antes de alimentarse discretamente.

Prohibición

Afligidos por su linaje, todos los Malkavian han quedado malditos con al menos un tipo de trastorno mental. Dependiendo de su historia y el estado de su mente al morir, pueden experimentar delirios, visiones de terrible claridad o algo totalmente distinto. Cuando el Malkavian sufre un fallo bestial o una Compulsión, su maldición entra en acción. Sufre una penalización igual a la Severidad de la Prohibición del personaje en una categoría de reservas de dados (Físicas, Sociales o Mentales) durante toda la escena. Ésta se suma a cualquier penalización causada por sus Compulsiones. Decide junto con tu Narrador el tipo de penalización y la naturaleza exacta de la aflicción del personaje durante su creación.

• Ejemplo: Héctor decide que su personaje, un Malkavian conocido como Molleja, a veces en lugar de sentir las sensaciones físicas las experimenta como si fueran voces. Cuando esta aflicción entre en juego, sufre un -1 de penalización (la Severidad de su Prohibición es 1) en todas sus reservas Físicas, ya que las voces lo distraen demasiado. Naturalmente, esto también se interpreta.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario