Ascetismo

Edit

Para trascender la carne, muchos monjes niegan sus apetitos. Evitando el sexo, alejándose de todo contacto humano, haciendo votos casi imposibles de cumplir y consumiendo solo los nutrientes mínimos, los ascetas trascienden sus cuerpos y buscan la armonía con el espíritu mediante la meditación y el trabajo duro.

La negación es una tarea difícil; pocos humanos pueden manejarla durante mucho tiempo y los vampiros lo encuentran casi imposible. El ansia por comer no es nada comparado con la terrible hambre vampírica (si quieres una idea de cómo debe ser esta sensación, trata de pasar un día entero sin agua ni comida y multiplica lo que sientes por cien). Antes o después, el P'o surgirá rugiendo de su cueva, y las negaciones serán barridas por la indulgencia.

Como carne no muerta, un vampiro descubre pronto otro obstáculo para el ascetismo: la descomposición. Cuando el Chi empieza a espesar en sus venas, el cuerpo cadavérico se cuartea y endurece. 

Muchos ascetas vampiros han meditado durante tanto tiempo en la cima de una montaña que los pájaros devoraron su piel y no dejaron más que huesos. A pesar de ellos, los Kuei-jin prueban el ascetismo al menos una vez, aunque solo sea por costumbre.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario