Shanghái: La Corte de Carne

Edit

Shanghái está a punto de estallar. Alberga a docenas de millones de habitantes y es la quinta ciudad más grande del mundo. A lo largo de los años ha recibido muchos sobrenombres, muy pocos de ellos agradables (incluyendo "La Puta de China"). El ambiente estereotípico de los años 20 y 30 da a todo un aire romántico: imágenes de París y Nueva York e n el periodo de entreguerras, amplias avenidas, edificios art decó, riqueza, hasta los mendigos y estafadores parecen casi personajes sacados de películas.

En 1937 los japoneses invadieron China, tomaron Shanghái y sometieron a la ciudad a uno de los regímenes de ocupación más represivos de la historia reciente. Los Kuei-jin japoneses llegaron con los invasores para combatir a los Catayanos chinos y Vástagos occidentales, aprovechando la cobertura, coordinación y "reeducación" del gobierno militar. La guerra aún no ha terminado. Durante las últimas seis décadas Shanghái ha sido el campo de batalla de uno de los conflictos abiertos entre inmortales más largos del Mundo de Tinieblas. Kuei-jin japoneses, chinos y Vástagos luchan contra los demás y entre ellos mismos para obtener el control de la ciudad, empleando a los mortales masificados y a otros shen para cobrarse viejas venganzas y responder a los insultos más recientes.

La Corte de Carne de Shanghái

La Corte de Carne de Shanghái existe como Corte sólo en nombre. Tanto la ciudad como las provincias bajo la tutela de la Corte de Carne han estado luchando encarnizadamente en una continua guerra nocturna con los intrusos extranjeros desde la invasión japonesa de las tierras continentales chinas en 1937. Durante la invasión y la consiguiente ocupación, un torrente de caos descendió sobre la ciudad bajo la forma de akuma nipones. La autoridad sobre la puerta oriental de Quincunx, ya de por sí precaria, degeneró muy rápidamente en una débil oligarquía conocida localmente como los Mandarines Silenciosos. El actual estado de la situación no es un nuevo para la Corte de Carne. El Concilio de Dragones la concibió originalmente como una medida interina provisional contra la Corte del Dragón Celeste infestada de akuma; de manera que la función tácita de la Corte de Shanghái a través de los siglos ha sido extinguir cualquier manifestación de rebelión y divergencia que surgiera entre las regiones orientales. La misión ha demostrado no ser fácil. Ejerciendo la autoridad sobre los territorios de China más cercanos a Japón y Corea, la Corte de Carne ha estado caminando históricamente por la cuerda floja en sus asociaciones con sus wu hermanas de estas comunidades.

El actual Otorgado Ancestro (un miembro de la Corte de Sangre no precisamente famoso por su flexibilidad) a menudo se muestra en desacuerdo con los Mandarines Silenciosos y sus agentes en lo tocante a la sutileza y eficacia de los métodos de la Corte de Carne. Los oligarcas se mantienen firmes en su idea de moverse con deliberada rapidez y astucia con el fin de devolver las regiones pródigas del Reino Medio al redil del Quincunx, mientras que el Ancestro prefiere unos métodos más contundentes y decisivos. Sin embargo, la Corte de Shanghái tiene sus propios planes. La victoria total sobre los invasores sigue siendo el objetivo primario de la Corte. La guerra de desgaste a mantenido atrapada a Shanghái (y, por extensión, a toda la costa oriental) en una pinza durante las últimas seis décadas. Las luchas afectan periódicamente a los Nidos de Dragón de la región, en tanto que los wu de los bandos opuestos se disputan las pocas reservas vírgenes de Chi que quedan. La comunicación entre las provincias orientales es, como mucho, esporádica. Muchos miembros de la Corte de Carne confían en las arriesgadas prácticas de sobornar a heimin o utilizar correos humanos para hacer llegar mensajes a sus aliados.

Sin embargo, toda guerra es un infierno y los Mandarines Silenciosos están dispuestos a hacer la vista gorda a los extraños excesos cometidos por wu leales a las Corte de Shanghái si esto le va a proporcionar una ventaja a su facción. En particular, los oligarcas han estado pasando por alto continuamente las actividades del Ministerio del Vaso Escarlata, un grupo compuesto por varios wu de la Corte de Carne que mantienen "almacenes" clandestinos de mortales para el consumo de Chi de los guerreros Catayanos fieles al Quincunx. El Vaso repone sus existencias con fugitivos, niños no deseados, mendigos, prostitutas y otros moradores de los callejones infestados de ratas de Shanghái. De cara a la opinión pública, los Mandarines expresan su deseo de erradicar las actividades del Vaso Escarlata; en privado, les gustaría poner la entidad clandestina bajo su única tutela.

Casi tan importante como la expulsión de los invasores akuma es la esperanza que tienen los Mandarines de encontrar un Ancestro adecuado para la Corte de Carne. Ningún Ancestro ha dirigido la Corte desde la invasión; en 1938, asesinos de un wu afiliado con los uji Koga acabaron con el último Catayano en ostentar el puesto. Una combinación de la guerra nocturna y la inaptitud de los candidatos a lo largo de los años ha echado a perder los esfuerzos de los oligarcas en este asunto. Sin embargo, con guerra o sin ella, debe encontrarse un Ancestro: así de claro lo han dejado las Cinco Augustas Cortes. Así, además de impedir que los sicarios de los uji irrumpan por los portales orientales del Quincunx, los Kuei-jin de Shanghái buscan entre sus filas a aquél capaz de asumir el título de Ancestro de la Corte de Carne, una posición cuanto menos poco envidiable.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario