Casa Bishamon

Edit

La Casa Bishamon patrocina multitud de uji menores, si bien cada una de estas familias puede retroceder en su árbol genealógico hasta enraizar con los gaki originales de Japón. Los Kuei-jin Bishamon son tradicionalistas con toda su alma; muchos de los ancestros de la Casa fueron en visa samurái, daimyo y otros virtuosos miembros de eras pasadas. Como antiguos integrantes de la elite de los estratos sociales humanos, estos Bishamon desarrollan un papel similar como líderes y guerreros en sus propios uji.

Sin embargo, el advenimiento de la era moderna (y la apertura de Japón a los extranjeros patrocinada por el Emperador Meiji en el siglo XIX) ha dejado a los Bishamon luchando por ponerse al día con la mera de cambios. Entre otras cosas, la Restauración de Meiji disolvió la clásica estructura social japonesa, lo que incluyó la disolución de los samurái y los daimyo de los antiguos shogunatos. La occidentalización borró todo rastro de las autoridades tradicionales, prohibiendo a los leales guerreros actuar como protectores del orden, no dejándoles ni siquiera portar sus tradicionales katanas. Al acabar con muchas de las tradiciones antiguas, el emperador acabó también con las "antiguas" costumbres de los Bishamon. Cuando, en 1876, se sofocó una revuelta de los samurái y los gaki contra el emperador, los Bishamon se encontraron a sí mismos a la deriva en un torbellino de costumbres cambiantes y excentricidades extranjeras. Como ya hicieran antes, los miembros de la Casa se retiraron a sus feudos de mediación, dejando que la Quinta Edad se desarrollara por sí misma.

El final de la Segunda Guerra Mundial y el acontecimiento de los Incendios (nombre con el que fueron bautizadas por los gaki las explosiones atómicas gemelas de Hiroshima y Nagasaki) obligaron a los Bishamon a regresar para hacerse de nuevo con las riendas del poder en varias ciudades clave. Las actuales generaciones de Bishamon se enfrentan ahora a varios dilemas: deben reajustar sus estilos de vida para que éstos encajen con la llegada del tercer milenio sin traicionar las tradiciones antiguas ni dar la espalda a sus Dharmas; deben enfrentarse a la creciente intrusión de Cainitas en Japón y mantener sus lugares más sagrados a salvo de los codiciosos occidentales; y deben vérselas con los Nidos de Dragón corruptos producidos por los Incendios.

Las dificultades de la reorientación Dhármica y la presencia de Cainitas dividen a menudo a los jóvenes y ancianos Bishamon. Los antiguos ancestros y los bodhisattvas que ya llevan varios siglos de existencia suelen criticar el hecho de tener que compartir el Chi de Japón con intrusos extranjeros. La abierta asociación de una nueva generación de Kuei-jin Genji con unas cuantas manadas del Sabbat en las ciudades principales ha enfurecido a estos antiguos más allá de todo límite, hasta el punto de que para algunos de ellos, la purga de los Milanos Negros (en la que unos cuantos estuvieron presentes) sigue incompleta en lo que se refiere a estos reaccionarios. Según argumentan los ancianos, las hazañas iniciadas siglos antes sólo se verán completadas cuando todos los Vástagos y Catayanos extranjeros (y los shen nativos que colaboran con ellos) sean erradicados de la faz del Reino Medio nipón.

Aunque la mayoría de los Bishamon encuentra dificultades en rebatir el espíritu de tal posición, la idea de empezar una expulsión masiva de sobrenaturales no deseados no encaja con la mentalidad de los miembros más jóvenes. La purga de los Milanos Negros puedo haber sido útil en una era feudal con poca población humana, pero reventar el Roppongi, el distrito de clubes nocturnos de Tokio, en busca del refugio de un Tzimisce descarriado no es el tipo de cosa que se puede hacer pasar desapercibida fácilmente y además crea más problemas de los que resuelve, tales como llamar la atención de la Fuerza de Ataque Zero. De momento, los gaijin no han hecho nada que merezca un ataque directo... todavía no, al menos. Los Bishamon más pragmáticos están dispuestos a tolerar unas cuantas alianzas sueltas de los Geni con los Cainitas... pero sólo unas cuantas. Prepararse para la inminente Sexta Edad es el objetivo primordial de los Bishamon; todos los miembros de la Casa hacen sus planes (en diferentes grados) para la llegada de la Edad del Pesar. Sin embargo, algunos grupos se preocupan especialmente por la velocidad a la que gira la Rueda de las Edades, ya sea para ralentizar o acelerar su movimiento.

Las toxinas generadas por los Incendios afectan a todos los Kuei-jin que ingieren el Chi de la isla. Cada grupo acepta este destino de una forma diferente: algunos uji temen que la consunción continuada de energía envenenada obstruya su habilidad para cumplir con sus Dharmas individuales, y, en consecuencia, algunas sectas experimentan con poderes mágicos y rituales a fin de encontrar un modo de "purificar" el Chi del archipiélago. La otra cara de la moneda son aquellos Bishamon que abrazan los Nidos de Dragón intoxicados, entre los cuales existe una rama radical denominada los Guardianes de los Dos Fuegos, que interpretan la alteración de las energías naturales de Japón como una parte necesaria del Gran Ciclo.

Para los Guardianes, los Incendios representan un mecanismo de defensa contra el robo de Chi de Japón por shen indignos, en particular por aquellos Kuei-jin que se alían con los Vástagos Occidentales. Estos extremistas creen que el Chi pronto alcanzará un estado que hará que estos infames Catayanos no puedan ingerirlo. Cuando esto ocurra (en los albores de la Sexta Edad), los Bishamon se alzarán y destruirán a los bárbaros y a sus cómplices Kuei-jin, y los gaki nativos completarán lo que comenzó durante el Año de los Milanos Negros, devolviendo la sociedad shen de la isla a su homogéneo estado original. Entonces terminará la Edad del Pesar y un nuevo Japón surgirá en el Reino Medio, con las honorables instituciones de antaño ocupando de nuevo el lugar que les corresponde por derecho.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario