Casa Genji

Edit

En la actualidad no sobrevive ninguno de los miembros originales de la Casa Genji, aquellos Catayanos que desembarcaron en la isla de Japón hace 2.500 años. La purga de los Milanos Negro erradicó por completo el clan, y los pocos que fueron liberados se perdieron en la oscuridad y desaparecieron hace siglos. Lo que les ocurrió a aquellos antiguos Genji sigue siendo un motivo de especulación bastante esotérico, comparable incluso a la postulación del paradero de las Tribus Perdidas de Israel. Algunos Kuei-jin especulan con la idea de que los Genji que quedaron se adhirieron a otros uji; otros dicen que fueron discretamente despachados por asesinos Bishamon; y un puñado sostiene la idea que estos antiguos Catayanos completaron sus Dharmas y se reunificaron con el Gran Ciclo hace mucho tiempo, si bien no hay evidencias que apoyen este teoría.

Sea como sea, el actual colectivo de los Kuei-jin conoce la Casa Genji como una creación totalmente moderna, un producto de la Quinta Edad y la vertiginosa transformación de Japón en los albores de la era Meiji. La larguísima lista de reformas llevadas a cabo durante ese periodo atrajo a muchos de los Kuei-jin más jóvenes. Estos Catayanos apoyaron al progresista emperador y abrazaron el nuevo estilo de vida más cosmopolita propuesto por el gobernante. Cuando los hasta entonces dominantes Bishamon se retiraron a sus guaridas privadas, sus puestos fueron rápidamente ocupados por estos Kuei-jin modernistas que se bautizaron como los "nuevos" Genji. Los Genji aumentaron su poder y autoconfianza con el gran momento que experimentó Japón durante finales del siglo XIX y principios del XX. Con el acceso de Hirohito al trono imperial en 1926, el archipiélago nipón se preparaba para liderar Asia hacia el centro del panorama mundial. Los Genji cabalgaron la cresta de la ola expansionista japonesa durante el primer cuarto de siglo, alentados por su victoria en la guerra contra Rusia en 1905 y el éxito de la invasión de Manchuria en 1932. En 1937, los guerreros Genji siguieron a las fuerzas imperiales en una invasión al territorio continental de China. Desembarcaron en Shanghái, dispuestos a demostrarle a los antiguos Catayanos cuáles eran realmente las capacidades de su nuevo clan.

Los Genji arañaron algunas victorias tempranas en la Guerra de Sombras, pero terminaron siendo detenidos por los arhats de la Corte de Carne, cuyos avanzados conocimientos mágicos demostraron ser demasiado poderosos para la banda de agresores isleños. El posterior estancamiento de las hostilidades se ha prolongado hasta las noches actuales. Aunque los Genji no han sido capaces de desplazar a los Catayanos de sus posiciones, tampoco los métodos de los nativos chinos están lo bastante actualizados como para erradicar a los intrusos japoneses de su ciudad. Ninguno de los dos bandos da muestras de ceder en esta Guerra de Sombras, que ya ha cumplido 60 años. Los Genji también han perdido terreno en su tierra natal. La derrota de Japón en la Segunda Guerra Mundial barrió de sus puestos a los Genji más influyentes; por segunda vez, los Bishamon regresaron de su exilio autoimpuesto para reclamar los puestos de Ancestro de algunas de las ciudades principales, entre las que se incluyó, la capital, Tokio. Tanto los Bishamon jóvenes como los ancianos aprovecharon el gran "boom" de la posguerra para reinventarse a sí mismos y a sus uji, asimiento posiciones vitales en los conglomerados zaibatsu y los sindicatos criminales.

Por decirlo de un modo más simple, el mundo moderno ya no es territorio exclusivo de los Genji, y tan sólo este hecho basta para que muchas de las Familias Genji estén aterrorizadas. Estos Kuei-jin se protegen a sí mismos amparándose de los mortales y los demás shen tras una compleja red de Pantallas Escarlata. Las finanzas, la moda, la tecnología e incluso las empresas Yakuza proporcionan contactos y abundante caudal en efectivo a los uji. E incluso con todos estos escudos en su lugar, los Genji caminan todas las noches por la cuerda floja. Después de todo, la inminente Edad del Pesar puede empujar a un Kuei-jin a hacer cosas desesperadas, y ningún Genji desea estar en la parte del que recibe si algún puñado de fanáticos Bishamon deciden retomar lo que sus predecesores históricos dejaron a medias.

Así, para cimentar su propia base de poder y defenderse de una potencial purga liderada por los Bishamon, los Genji forman alianzas y coaliciones con la creciente población Cainita. Las mandas del Sabbat, en particular, son una bendición para los Genji, ya que además de desviar la atención de los Bishamon (consiguiéndoles así un mayor espacio de maniobra), los Vástagos de la Espada de Caín poseen un abanico de poderes, tales como Vicisitud, que resultan muy atractivas para los Kuei-jin más jóvenes. Además, la vitae Cainita está libre del Chi contaminado que envenena a todos los Catayanos de la isla. Aunque ningún Genji se atrevería a admitirlo /y mucho menos a la cara de un vampiro del Sabbat) tener a mano unos cuantos recipientes incorruptos nunca viene mal.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario