Oriente y Occidente

Edit

Otro poderoso elemento en Estirpe de Oriente es la dicotomía entre los Vástagos y los Catayanos. Casi todos los Kuei-jin ven a los Kin-jin como bárbaros que se regocijan en descender de un legendario progenitor que, en esencia, era un homicida que recolectaba bayas y raíces. Por el contrario, los Kuei-jin se consideran los consortes electos (o los rivales) de los mismos dioses.

Oriente se encuentra en una posición precaria. Por una parte, el mundo moderno de la comunicación instantánea abre una puerta entre los dos universos. La cultura occidental está entrando lentamente en Oriente, saturándolo poco a poco. Sin embargo, al mismo tiempo se mantienen en muchas regiones unas tradiciones milenarias. Muchas de estas costumbres son seguidas (tanto por los shen como por los mortales) simplemente porque "siempre han sido así".  Las culturas asiáticas tienen historias escritas anteriores a las de cualquier otra civilización y sus miembros ven a diario cosas que les recuerdan las acciones de sus Ancestros.

Este precario equilibrio es el escenario de un nuevo conflicto para los orientales: ¿cuál es el mejor modo de integrar los aspectos beneficiosos de la influencia de Occidente sin "vender sus almas"?

En un ámbito diferente, los Kuei-jin están divididos culturalmente entre ellos mismos. El resultado de esta individualidad es evidente: la cultura Catayana está fracturada por su disparidad interna. Igual que tenemos los cismas entre Oriente y Occidente, antiguo y neonato, los Kuei-jin están condenados a vivir eternamente divididos por el simple hecho de que ningún wu, Dharma, Corte o Catayano mira a los ojos a los demás. Esta fractura es un factor excelente para introducir como elemento de la trama, y como dinámica que mantenga el interés de la relación entre los personajes. Se aplicarán situaciones similares a las descritas más adelante en "Moralidad", ayudando a enriquecer el mundo.

En cualquier caso, Occidente arrebata cada vez más tierras tradicionalmente en manos de los Kuei-jin. Los vulgares Cainitas vagan por el Reino Medio y traen con ellos su tosca cultura. Los Hijos de Caín, que nunca han aceptado el orden kármico de las cosas, abrazan el libre albedrío, el reto de los ideales aceptados hace mucho tiempo, las historias más personales sobre la condena y la tragedia de estar atrapados en una noche eterna. Los Kuei-jin no se preocupan por esta pandilla de imbéciles torturados. Sus no vidas están llenas de horror, cierto, pero saben que están encerrados en el exterior del Ciclo de la vida y de la muerte. Que traten activamente de buscar su reingreso en el Gran Ciclo o que vivan sus noches aterrorizados es una elección personal.

Nadie ha dicho que no se pueda jugar con las mismas reglas, de modo que los Kuei-jin están empezando a cruzar el Pacífico. Algunos Vástagos ya sienten la presión de la "amenaza asiática" ya que ven sus impenetrables refugios violados por poderosos y furiosos Catayanos. Este choque cultural crea tensión y cualquier encuentro con los Kin-jin promete ser memorable. Que los inmortales resuelvan sus diferencias por las buenas o por las malas queda en manos de los jugadores.

¿Te gusto la entrada?
Compartir en Google Plus
Sobre las Fuentes
Por favor visita el apartado “referencias” para encontrar las paginas originales de donde fue extraída la información, vampiro.cl es un compendio, nuestro objetivo es recopilar la mayor cantidad de contenido que circula por la web, son muchas personas que día a día traducen y/o comparten conocimientos que verteremos acá, nuestro aporte es clasificar, ordenar y compartir con la comunidad rolera.

0 comentarios:

Publicar un comentario